RIBEIRA – Un tiburón peregrina por Corrubedo

Un biólogo de la Cemma señala que no supone peligro alguno, pero recomienda que no se le debe molestar

El vídeo del pez de unos cuatro metros de longitud grabado por unos marineros causa gran expectación en internet

La presencia en días pasados de un tiburón peregrino de unos cuatro metros de longitud por la costa ribeirense de Corrubedo está causando una gran expectación, principalmente al divulgarse por alguna plataforma en internet un video aficionado grabado por los tripulantes de una planeadora. La belleza del pez ha desatado un sinfín de comentarios, pero también hay quienes han querido advertir sobre una hipotética peligrosidad. Alfredo López, biólogo de la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma), ha querido quitarle hierro al asunto y acabar con especulaciones que están surgiendo por las redes sociales, puntualizando que no se trata de un animal potencialmente peligroso y que pese a que pueda asustar que navega con la boca abierta, sus dientes son muy pequeños y se alimenta de plancton.

Al igual que ya sucedió hace unos días con la aparición y avistamiento de varias crías de tiburón azul o tintorera en la playa ribeirense de A Ladeira, este profesional recomienda que para que no ocurran hechos desagradables lo que deben hacer quienes se encuentren con ellos es no molestarlos, pues no suelen atacar si no les hace nada. Añadió que su presencia por la costa gallega es más habitual de lo que se cree, aunque se trata de una especie de pez que actualmente está amenazada -Alfredo López recordó que hace algunos años se mataron en una cacería muchos tiburones peregrinos en la costa lucense-, y que la cifras más o menos elevadas de entonces se han reducido notablemente, pero que aún se avistan entre 3 o 4 tiburones peregrinos al año entre Fisterra y Corrubedo.

López añadió que lo normal es que pasen por Galicia entre los meses de marzo y junio, pero no tanto en verano, pero que tampoco debe ser considerado como algo anormal. Y dijo que no resulta extraño que se acerquen a las playas. En esos casos, se debe intentar que no quede varado en la arena, para lo que recomienda que nada más sea avistado se contacte con personal de Protección Civil para que se realice las maniobras disuasorias oportunas y hacer que regrese a su hábitat. Disfrutemos todos de su belleza.