RIBEIRA – Colocan botellas llenas de agua delante de casas y negocios de Mariño de Rivera para evitar que orinen perros

P20 F3

Varias viviendas y negocios situados en el tramo de la céntrica calle ribeirense Mariño de Rivera más próximo a los juzgados tienen a los pies de sus fachadas un sistema en el que sus responsables depositan su confianza para lograr que los perros no orinen en esos lugares. Esta situación se hace pública justo después de que los Bomberos de Ribeira tuvieran que actuar el jueves y el viernes pasados en las calles Carlos Casares y Cordieiro, respectivamente, para eliminar sendos vertidos de azufre en polvo, que algunos vecinos depositaron en el portal de un edificio y en el acceso a un garaje, con esa misma finalidad. La principal diferencia que hay entre uno y otro métodos populares, que no cuentan con el respaldo ni comprobación científica, es que en el caso del producto químico se estaría ante una sustancia tóxica e inflamable y cuya utilización en la vía pública está prohibida por ley, mientras que el recipiente de plástico es menso contaminante, aunque un análisis más detenido también permite descubrir algunos inconvenientes

Los residentes y empresarios emplazados en esa zona aseguran que la colocación de esas botellas de plástico llenas de agua en las fachadas de sus propiedades les ha permitido conseguir que no volvieran a aparecer micciones de canes. Esos vecinos defienden la eficacia de la medida, aunque no esperan que haya alguien que lo pruebe científicamente. Lo que a lo mejor no saben es que depositar ese tipo de recipientes en la vía pública podría suponer una infracción de la ordenanza municipal de limpieza, con su correspondiente sanción económica. Algunas fuentes indicaron que otros vecinos de ese entorno de las Casas Baratas no se decantaron por el uso de las botellas de agua, sino que también depositaron azufre en polvo como el que apareció en las calles Carlos Casares y Cordieiro.

Anuncios