RIBEIRA – Detienen a un hostelero que esgrimió un par de cuchillos de gran tamaño ante una patrulla de la Policía Local

Un empresario del sector hostelero de Ribeira, cuya identidad responde a las iniciales R.G.E., de 37 años, natural de Bergondo pero residente en la capital barbanzana, fue detenido poco después de las doce y media de la mañana de este sábado bajo la acusación de amenazas con un par de cuchillos a una patrulla de la Policía Local. Los hechos por los que fue arrestado ese individuo se derivaron de una intervención previa de un agente municipal, que lo denunció por conducir un vehículo sin hacer uso del cinturón de seguridad cuando circulaba por la Avenida do Malecón. El policía le dio el alto y le solicitó la documentación, a lo que el hora imputado supuestamente se negó a entregársela. Parece ser que el piloto estaba en desacuerdo con esa sanción, justificando que se acababa de sacar ese sistema de retención y seguridad y, poco después, se quiso marchar del lugar. Ante esa negativa, el policía solicitó el apoyo de sus compañeros, que acudieron al lugar de los hechos.
Al llegar esos refuerzos, el automovilista decidió mantener su actitud ante la propuesta dialogante de los agentes municipales, que insistían en solicitarle la documentación, pero con el mismo resultado que hasta entonces. Pero, acabó entrando en su local hostelero, del que salió con dos cuchillos de gran tamaño y los esgrimió apuntando hacia los policías locales, que reaccionaron echando mano de sus pistolas pero sin desenfundarlas. El hombre acabó encerrándose en su negocio de restauración, y se negó a seguir hablando con los agentes municipales. Estos último aprovecharon para colocarse los chalecos anticorte, ante el cariz que estaba tomando dicha incidencia.
Del mismo modo, los policías locales solicitaron la presencia de efectivos de la comisaría, que se desplazaron al lugar de inmediato. Según indicaron algunos testigos, después de permanecer los integrantes de la Policia Nacional en el interior del negocio hostelero con su gerente, logrando hablar con él durante unos cinco minutos, el hombre pareció tranquilizarse, e incluso llego a acceder al restaurante un agente municipal. Acabaron llevándoselo en calidad de detenido hasta los calabozos de la comisaría ribeirense para ponerlo a disposición de la autoridad judicial. Parece ser que dicha persona ya protagonizó con anterioridad algún altercado que precisó de la intervención de las fuerzas de seguridad.