RIBEIRA – La facilidad con la que bandas juveniles logran armas de fuego suscita una gran preocupación entre los ciudadanos

Se especula que los disparos de estos días pueden responder a los preparativos de un ajuste de cuentas

P19 F1

Las detonaciones que se escucharon a primera hora de la noche del lunes en las zonas de A Fieiteira y el cementerio y que procedía del lugar de Sarreiras, han desatado la alerta entre los ciudadanos, que expresan una gran preocupación por la facilidad con la que bandas juveniles consiguen armas de fuego, sobre todo si pertenecieron a antiguos militares de otros países que se deshacen de ellas. Además de este últimos suceso y otro del que se alertó en la tarde del miércoles al escucharse unos disparos sin que los efectivos de las policías encontrasen nada sospechoso, estos días regresó a la memoria de muchos el atraco a punta de pistola que el pasado 18 de septiembre en el restaurante Jenaro, donde el ladrón realizó un disparo al techo.

Fuentes próximas a los dos muchachos que fueron identificados por su supuesta vinculación con los disparos registrados a las diez de la noche del pasado lunes, así como a otras bandas que se pudieran estar dedicando al trapicheo de drogas, indicaron que no les extrañaría que alguien, sin concretar nombres, pudiera estar preparando un ajuste de cuentas por algún tipo de deuda. De hecho, varios temen que pueda pasar algo muy gordo en la g44ciudad si no se toman medidas, pues “a xente está moi pasada de voltas”. Sin embargo, por el momento, los investigadores prefieren ser cautos en todos los pasos que están dando para no pisar en falso y que aunque posiblemente haya más información en la calle, la mayoría son conjeturas con poca base científica.

Residentes en la zona situada en el triángulo que forman As Sarreiras, A Fieiteira y el cementerio indicaron que se hace necesaria una mayor presencia policial para darles toda la seguridad posible y prevenir la comisión de cualquier tipo de delitos. En este sentido, reiteran la existencia de algún punto negro de venta de sustancias estupefacientes, del mismo modo que también lo aseguran vecinos del barrio residencial de Abesadas, sobre algo parecido junto la pista multideporte.