A POBRA – Un guardia civil en franco de servicio retiene a un conocido delincuente al que sorprendió robando en una fontanería, mientras que su cómplice logró darse a la fuga

Un sargento de la Guardia Civil destinado en la localidad e Porto do Son y que se encontraba en franco de servicio sorprendió en torno a las once de esta noche a dos individuos que le parecía que estaban robando en la fontanería Hermida, situada en la Rúa Carlos Montenegro, en el entorno de la Rúa Venecia, en pleno casco urbano de A Pobra. Dicho miembro de la Benemérita solicitó la presencia de compañeros del cuartel de Boiro al ver como uno de esos dos individuos vigilaba en el exterior de dicho negocio, mientras que el otro se encontraba en su interior. Mientras llegaba una patrulla desde la localidad boirense, se solicitó la presencia de agentes de la Policía Local pobrense, que llegaron de inmediato al lugar, y poco después lo hizo la pareja de guardias civiles.

Según apuntaron algunos testigos de los hechos -fueron presenciados por unas quince personas-, los ladrones rompieron el cristal de la parte inferior de la puerta principal para acceder a la ferretería. Además, puntualizaron que el ladrón que se encontraba fuera de la tienda, que está perfectamente identificado, logró escapar una vez fue descubierto junto a su cómplice. Pese a ello, algunos de ellos se quedaron con una completa descripción del mismo, al igual que hizo el propio integrante del instituto armado, para utilizarla en el desarrollo de una búsqueda, que se mantenía al cierre de esta edición. Sin embargo, ninguno de ellos quiso facilitar dato alguno, más allá de que se trata de una persona joven que vestía pantalón corto, para no interferir negativamente en las pesquisas.

El ladrón que estaba dentro de la tienda trató de huir, pero pudo ser bloquedo y reducido por el sargento de la Guardia Civil que, con la colaboración de un ciudadano, consiguió retenerlo en el suelo hasta que llegaron los agentes municipales de A Pobra, que le pusieron las esposas. Del mismo modo, los agentes actuantes recogieron pruebas que aportar para poder imputarle el delito de robo con fuerza. De hecho, el arrestado llevaba una mochila con una linterna y una trencha, así como utensilios que hacen presuponer que estuvo consumiendo drogas. Luego, lo trasladaron en calidad de detenido hasta las dependencias del cuartel de Boiro, en donde prosiguen las diligencias contra esa persona, para ponerlo a disposición de la autoridad judicial.

Se trata de un viejo conocido de las fuerzas de seguridad. Su identidad responde a las iniciales R.G.S., conocido como «Nigeria», de 33 años, que cuenta con varios antecedentes policiales. Además, de él se llegó a sospechar en otras ocasiones como supuesto autor de sustracciones, aunque si no se le detuvo finalmente fue porque los agentes consideraron que no había pruebas o indicios contundentes que llevasen a esa conclusión.