RIBEIRA – Refuerzan la vigilancia en la playa de Castro-Catía con el desdoblamiento del servicio de socorrismo existente

Se trata de una vieja demanda de los bañistas, que veían que el arenal es muy grande para controlarlo desde un sólo punto

P18 F1

El servicio de socorrismo en la playa de Castro-Catía, situada en las parroquias ribeirenses de Castiñeiras y Aguiño, ha visto desdoblados desde ayer el punto de vigilancia que existía, por lo que ahora hay dos torretas con presencia física de personal de salvamento acuático. Una de ellas mantiene su ubicación en la zona aguiñense en la funciona el servicio de ducha, mientras que la otra se instaló en el extremo más próximo a la punta del Castro, en donde hasta hace unos meses había una conservera en ruinas y que se acondicionó como área de esparcimiento, con sendas peatonales, pistas deportivas y zonas verdes y de aparcamiento.

Se trata de una vieja demanda de los bañistas de dicho arenal, que consideraban que era demasiado larga como para ser vigilada desde un único punto. Además, esos usuarios entendían que no parecía muy lógico que los socorristas tengan que cruzar la playa de un extremo al otro para atender una emergencia, sobre todo porque el tiempo de reacción para acudir en rescate de una persona sería muy considerable. La coordinación de este servicio de socorrismo de Ribeira, que corra a cargo del Grupo de Apoio e Emerxencias Municipal (GAEM), tuvo en cuenta que en esa zona de la playa de Castro-Catía se ubica una gran cantidad de personas, frente a otros espacios intermedios que no registran tanta aglomeración.

Para poder disponer de personal suficiente para poder destinar allí a uno o dos socorristas se han realzado una serie de ajustes en los cuadrantes para que se puedan seguir atendiendo las once playas que cuenta con este servicio -A Corna, Río Azor, Coroso, O Touro-Fontán, A Ameixida, Os Mosqueiros, Castiñeiras, Castro-Catía, O Vilar, A Ladeira y O Prado desde las 12.00 a las 20.00 horas de forma ininterrumpida.

Según pudo saber este periódico, se está analizando la situación de dos de esas playas, como son las de Os Mosqueiros (Castiñeiras) y O Prado (Corrubedo) para realizar algún ajuste, que podría pasar por mantener el servicio de socorrismo de cuatro a ocho de la tarde, que son las de mayor afluencia, pues antes es casi insignificante. De todos modos, aún no se tomó ninguna decisión en firme.

Por otro lado, para cubrir una plaza de socorrista acuático que quedó vacante dentro del proceso de selección de los doce que se financian con una subvención de la Xunta para el fomento del empleo, se aprobó ayer una lista de tres personas, a las que se convocó para las nueve de la mañana de este miércoles a la realización de una prueba teórica en la sala de juntas de la casa consistorial, y los que lo superen realizarán a las 11.00 horas un segundo ejercicio, esta vez de carácter práctico, en la playa de Coroso, a la altura de la caseta de socorrismo.