RIBEIRA – Emigrantes retornados dicen que el Estado no se acordó de ellos hasta ahora para «facer caixa»

P20 F2

DSC_8711DSC_8704

Medio centenar de emigrantes retornados volvieron a manifestarse ayer, como vienen haciendo todos los primeros miércoles de cada mes, desde la sede de Hacienda hasta la Praza do Concello de Ribeira para reclamar “justicia” y que el Estado les trate como españoles y coticen como tales y empiecen a cotizar a partir de los 22.000 euros y no desde los 11.200 como les dicen, dándoles el mismo trato fiscal que a los pensionistas españoles. Para demandar lo que consideran es justo, ayer registraron en la sede ribeirense de la Agencia Tributaria un escrito para reclamar una entrevista con el ministro de Economía, Cristóbal Montoro, algo que también reclamaron a voz de grito durante sus protestas, además de exhibiendo sus pancartas y haciendo sonar todo tipo de artilugios, y fuesen unas bocinas, silbatos o cacerolas.

DSC_8665DSC_8672

DSC_8674DSC_8681

El nacionalista Xosé Deira, que lleva desde el principio -hace más de un año- apoyándolos, manifestó que, además de no hacer casos a sus reivindicaciones, “quixeron enganalos dicíndolles que modificaban a Ley 35/2006, pero non se fixo, e só se condonaron as sancións e os intereses, xa que había sentenzas que lles daban a razón aos emigrantes de que non eran defraudadores”. Deira indicó que el Estado “quere facer caixa a conta dos emigrantes  cando non se acordou nunca deles e que por eso tiveron que irse ao estranxeiro na procura dun traballo”. Aclaró que no piden que no tengan que pagar por las pensiones que perciben por sus trabajos desarrollados durante los años que se ganaron la vida en el extranjero, sino que se actualice su situación y empiecen a hacer las declaraciones de la renta desde este año, pero que no se haga con carácter retroactivo. Recordó que antes les decían que no estaban obligados a hacerla y “agora non só lles din que teñen que facela senón que empezaron a poñerlles sancións e intereses de demora”, precisando que en algunos casos llegaron a exigirles el pago de 100.000 euros por los últimos cuatro años.

DSC_8698

DSC_8702