BOIRO – El armador del “Paquito Dos” se ve obligado a trasladar a La Armada el expediente para reflotar el barco

Las hermanas de Antonio Hermo Torrado iniciaron un expediente para que se le declare fallecido

P18 F1
Los buzos ya realizaron algunas inmersiones desde el naufragio
La casa armadora del bateeiro “Paquito Nº Dos”, que naufragó el pasado 16 de diciembre en las proximidades del faro de Corrubedo (Ribeira), se ha visto obligada a solicitar el traslado desde Capitanía Marítima de Vilagarcía a La Armada en Vigo del expediente iniciado hace unos meses para realizar las labores de reflote del barco hundido. Ello se debió a una modificación en la Ley de Navegación Marítima, que sufrió en 2014 una modificación que le otorga al segundo organismo las competencias en la zona cuando la embarcación no entorpece la
travesía, pues en este caso no se sitúa en una zona navegable, además de que está hundido a 40 metros de profundidad, y ahora tampoco hay riesgo de contaminación, pues el combustible que llevaba ya se derramó por completo tras el naufragio.

Esto ha provocado que se retrasen aún más los plazos para reflotar el “Paquito Nº Dos”, y en estos momentos se está a la espera de que La Armada de su consentimiento en los próximos días. Una vez se disponga de la nueva autorización, tan sólo será necesario, a efectos de seguridad, actualizar ante Capitanía Marítima todas la documentación sobre las labores de inmersión de los buzos y el reflote, y esperar a que el tiempo acompañe, algo que estando a las puertas del verano no parece que sea algo demasiado complicado.

Por otro lado, dos hermanas de Antonio Hermo Torrado, uno de los dos tripulantes boirenses del “Paquito Nº Dos” que siguen desaparecidos, iniciaron ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Ribeira  un expediente de jurisdicción voluntaria para la declaración de su fallecimiento. Aunque es público y notorio que ese vecino de Cariño (Santa María do Castro) iba dentro del barco cuando sufrió el naufragio, la parte que reclama dicha medida presentó a tres testigos que lo corroboraron. Ayer se cumplió con otro trámite importante que, por seguridad jurídica, consistió en la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del correspondiente anuncio -se
debe hacer dos veces con un intervalo mínimo de quince días-, para que cualquier persona que pueda tener noticias sobre su paradero comparezca ante dicho órgano judicial para facilitar dicha información.

Una vez transcurrido el periodo establecido, se le podrá otorgar la declaración de ausencia como paso previo a la de fallecimiento, que suele tener lugar una vez se cumplan un par de años desde su desaparición sin que se sepa nada de él. De esa manera se les concede una autorización para realizar todo el papeleo y actuar en su nombre.