RIBEIRA – Practicantes del mountain bike denuncian la colocación de cuerdas-trampas en medio de rutas por donde transitan

P21 F1

Los practicantes de deportes como el mountain bike no hacen más que llevarse sorpresas cada vez que salen al monte. Si hace unos meses fueron los miembros de un club ciclista los que se encontraron con cables-trampa metálicos que atravesaban de un lado a otro algunos caminos por los que transitan, como sucedió en la zona pobrense de la sierra barbanzana, este fin de semana les sucedió algo parecido a varios practicante de esa misma modalidad. En esta ocasión se trataba de cuerdas colocadas a la altura de la cabeza en una zona del parque natural de Corrubedo, en concreto, después del campo de fútbol de Artes y antes de la entrada del puente de Trumiáns, y la situación se
repitió en dos jornadas casi consecutivas.

La primera vez que estos ciclistas localizaron una de esas cuerdas que estaba enganchada a dos árboles y atravesaban dicha senda fue el pasado viernes. Decidieron cortarla para evitar que alguien sufriera un accidente a causa de ella. Pero, al regresar el pasado domingo volvieron a tropezarse con otra, aunque nadie sufrió percances en ninguno de esos casos, pues las vieron con la suficiente antelación, aunque mucho más en la segunda ocasión pues ya iban prevenidos, y también decidieron cortarla. Estos ciclistas añaden que el peligro está cuando no se esperan que haya esas trampas y los ciclistas sufren accidentes.
Quienes se encontraron con estas cuerdas indicaron que quien las coloca puede ser algún propietario de alguna finca al que no le guste que los ciclistas crucen por esas zonas.

Sin embargo, señalaron que el hecho de que la volvieran a colocar y ponerla muy tensa sólo puede ser alguien con mucha malicia que sólo busca hacer daño pues están colocadas a la altura del cuello y pueden hacer mucho daño e incluso cortarle la vida a las víctimas de esas trampas. Debido a que ese tipo de situaciones entrañan un elevado riesgo para las personas, estos practicantes del mountain bike dan la voz de alarma para que quienes pasen por allí u otros sitios tomen precauciones. Añaden que resulta muy triste que una práctica deportiva con la que se sale a pasarlo bien se convierta en un tortura.