A POBRA – Roba maquinaria de una tienda de material agrícola y es detenido horas después gracias a la colaboración ciudadana

Foto0479

Foto0477

Foto0478

La colaboración ciudadana ha vuelto a ser decisiva en la detención del supuesto autor de un robo de maquinaria en una tienda de material y productos agrícolas en la Rúa Díaz de Rábago, en el extremo donde se sitúan las pistas deportivas de A Covecha, el club de remo y la estación de autobuses. En torno a las cuatro de la madrugada del domingo, acababa de pasar una patrulla de la Policía Local por ese lugar y no vio nada anormal, pero diez minutos después fueron los trabajadores del servicio de recogida de basura los que vieron roto el cristal del escaparate de dicho establecimiento, según informaciones a las que ha tenido acceso «loqueyotedigo».

Dos vecinos de la zona declararon que a la hora citada habían visto salir de dicho negocio a un individuo al que conocían por el apodo, «Poalleira» y que sacaba maquinaria, después de despertarse al escuchar el fuerte ruido que produjo la rotura de la cristalera de una patada. Esa información se la proporcionaron a la Policía Local pobrense para que actuase en consecuencia. Pasadas las ocho de la mañana de este domingo, los agentes municipales de servicio matinal localizaron en la Rúa Fernández Varela, después de seguir un reguero de sangre, a dicho individuo que unos testigos lo identificaron como autor de ese robo, cuya identidad responde a Francisco Javier I.S., de 50 años, que curiosamente fue detenido hace unas semanas por incumplir una orden de alejamiento.

Los policías locales procedieron a realizarle un cacheo o registro superficial y le encontraron bastantes monedas y las llaves de un vehículo de las que se desconocía su procedencia y el sospechoso tampoco era capaz de justificar su titularidad, por lo que se procedió a su detención y traslado al centro de salud de Boiro, primero, donde le atendieron de las heridas que presentaba en una pierna y en una muñeca, posiblemente fruto de la rotura del escaparate de una patada. Posteriormente, fue llevado al cuartel del instituto armado boirense, en donde continúan instruyendo las diligencias por esos hechos, para pasarlo a disposición judicial. Del mismo modo, se investiga si pudiera tener algún colaborador que le esperase en el vehículo para transportar la maquinaria sustraída. A la espera de la realización de un recuento integral, el propietario del negocio de maquinaria agrícola donde robaron echó en falta tres cortasetos.

Poco después, los agentes municipales recibieron una llamada de la Guardia Civil les preguntó si tenían las llaves de una furgoneta que apareció siniestrada en la zona de A Ribeiriña, pero sin nadie en su interior. Curiosamente, las llaves que llevaba encima el presunto ladrón se correspondían con la de ese vehículo, por lo que se investiga su implicación en el robo de la misma, así como en el citado accidente de tráfico consistente en una salida de vía. Al parecer, su propietario la dejó aparcada en la Rúa Tetuán, de donde fue sustraída.