RIBEIRA – Los dos senegaleses heridos identifican a su agresor en una fotografía en la comisaría

DSC_7143

Las investigaciones sobre la autoría de la brutal agresión registrada en la madrugada del pasado sábado en pleno centro de Ribeira a dos ciudadanos senegaleses residentes en pleno casco urbano de la capital barbanzana están avanzando a pasos agigantados. Tal es así que la Policía Nacional ya trabaja sobre la identidad concreta de un individuo como principal sospechoso de propinar un botellazo y un golpe con una barra presuntamente metálica en las cabezas de Papa Diatta, de 22 años, y su compañero de piso, Madiop Ndao, de 23 años, Este último es uno de los jugadores del Atlético Riveira más queridos por los aficionados, en particular, y de los ribeirenses en general, tal y como se pudo comprobar por las numerosas muestras de cariño y deseos de una pronta y fructífera recuperación que le hicieron llegar de forma directa o indirecta.

Después de que a las pocas horas de producirse esos hechos tan lamentables y condenables, ya empezaron a circular por la ciudad los nombres de los autores. Los investigadores pudieron comenzar a encauzar sus pesquisas muy rápido y gracias a diversos indicios que fueron obteniendo. Pero, lo que realmente resultó determinante fue que las dos víctimas identificaron “sin ningún género de dudas” entre las fotografías que les mostraron en la comisaría a la persona que le dio a Diatta con un botellín de cerveza en la oreja izquierda, causándole una importante hemorragia, que precisó de la aplicación de varios puntos de sutura, y que le materialmente le abrió la cabeza a Madiop, causándole una brecha importante en la región frontal izquierda de la cabeza, además de que tiene la cara destrozada, con una fractura de pómulo y una ceja caída.
Esa identificación fue posible cuando ambos acudieron a media tarde de ayer a la comisaría de Ribeira a presentar la correspondiente denuncia de la agresión y les mostraron un álbum de fotografías en el que . Previamente, en torno a las tres de la madrugada del domingo les llegó a través de un amigo un mensaje con la imagen del que podría ser su presunto agresor. Nada más verla, no lo dudaron. Pudieron reconocerlo como la persona que se interpuso en el camino de regreso a casa de Diatta tras acudir a orar a la mezquita ubicada en la zona del Monumento -acude 5 veces al día- y que le dio un botellazo en la oreja, causándole una notable brecha, y que le dio con una barra en la cabeza a Madiop cuando le acompañaba al centro de salud.
El propio Papa Diatta manifestó ayer que, aunque en un principio le pareció que el objeto con que el agresor golpeó a Madiop Ndao se partió en dos, no descarta que se tratase de un efecto óptico al soltarlo de las manos tras hacer uso del mismo, y que pudiera ser de hierro u otro metal por la gravedad de las heridas y lesiones que sufrió su compañero. Del mismo modo, como ya indicó unas horas después de sufrir esta agresión, sigue creyendo que la agresión no tuvo un móvil racista.

Según informaciones a las que ha tenido acceso la redacción de “loqueyotedigo”, el principal sospechoso de esos hechos tan graves gracias a la identificación que realizaron sus dos víctimas, es un individuo conocido por las fuerzas de seguridad, pues cuenta con diversos antecedentes, algunos por hechos similares por los que ahora se le investiga, pero también otros contra la salud pública, por presunto tráfico de drogas.