BOIRO – Demandan la instalación de una cubierta delante de los vestuarios y la entrada del recinto deportivo de Vista Alegre

Después de que saltasen las alarmas por la plaga de pulgas detectada hace una semana en las instalaciones deportivas municipales de Vista Alegre, una situación que se da temporalmente por superada, ahora son varios padres de algunos de los 420 chiquillos de la Escuela de Fútbol Municipal de Boiro que hacen uso de esos campos de fútbol de hierba sintética a través de una veintena de equipos los que demandan que se instale una cubierta en la parte de delante de los vestuarios y en la entrada al recinto de esas instalaciones. Señalan que después del paso por los vestuarios para ducharse y cambiarse de ropa tras estar entrenando y jugando en esos terrenos de juego de césped artificial tienen que esperar fuera a que vayan a recogerlos sus progenitores y que los días de lluvia no tienen un sitio en donde refugiarse o abrigarse y acaban empapados.

Varios padres señalan que algunos de ellos, en un gesto de buena voluntad, se ofrecen para que los niños se metan en sus vehículos en lugar de que tengan que esperar a la intemperie hasta que lleguen a buscarlos. Pero, añaden que eso no sucede todas las veces, por diferentes razones. Consideran que las instalaciones deportivas de Vista Alegre necesitan de la referida cubierta en la que puedan refugiarse los deportistas que integran la EFM que dirige y coordina Iago Iglesias, así como otros clubes que hacen uso de las mismas. Como soluciones proponen que se instale en la zona de entrada y salida de los vestuarios, así como en la zona de acceso principal a ese recinto deportivo de titularidad municipal.

Anuncios