RIBEIRA – Con la careta puesta

El pleno de la corporación municipal de Ribeira decidió, por diez votos a favor, nueve en contra y dos abstenciones, que el Martes de Carnaval siga siendo festivo local, mientras que Santa Uxía se volvió a quedar sin ese reconocimiento

Ribeira seguirá, dentro de un ambiente lo más festivo posible, poniéndose la careta el Martes de Carnaval, o lo que es lo mismo, esa fecha seguirá siendo uno de los dos festivos locales, después de que esa propuesta registrase diez votos a favor, nueve en contra y dos abstenciones. Estas últimas fueron del no adscrito Asier Casais, y de la socialista Almudena Basoco, que rompió la disciplina de voto de su partido. Parece que no hay dudas de que el Día de la Dorna debe ser uno de ellos, pero la cosa no empieza a estar tan clara respecto a la fecha que coincide con el Entroido, y es que el hecho de que después de tres décadas la patrona de la ciudad no tuviera esa consideración, provocó que desde el equipo de gobierno se impulsen propuestas para que vuelva a tenerla. De hecho, el alcalde, Manuel Ruiz, manifestó que mientras él tenga esa responsabilidad seguirá luchando para que Santa Uxía vuelva a ser festivo local. El primer edil trató de defender sin éxito en el último pleno, aunque eso era algo que ya se sabía de antemano por las posturas enfrentadas al respecto entre Ejecutivo local y oposición.

Ruiz les dijo a los miembros de la oposición que no aceptan Santa Uxía como festivo local que su propuesta no la hace por la celebración religiosa, “aí se equivocan vostedes pensando que nos o que queremos é que todo o mundo en Ribeira sexa crente e se volva devoto da Santa Uxía, nin moito menos”. Ruiz añadió que su preferencia por la patrona, además de por escuchar a esa “maioría silenciosa” que históricamente se siente identificada con ella y que forma parte de sus vidas, también tiene que ver con el hecho de que el Martes de Carnaval está perdiendo adeptos, y que si lo que se busca es favorecer a la hostelería se puede impulsar el sábado de piñata.

Rosa García Pose, de IPdeR, recordó que históricamente los festivos locales eran los martes de Carnaval y de las fiestas de verano -había la procesión del Carmen-, y que este último se cambió por Santa Uxía al llegar al poder un grupo político con mayoría al solicitárselo desde un sector productivo de la localidad. En un debate bastante
encendido, pero con el final previsto, el portavoz del BNG, Xosé Antonio Vázquez Cobas, echó un poco más de leña al fuego al decirle al alcalde que con su propuesta no hacía más que “remexer nun tema sensible que divide ao pobo”, y que eso era como si él volvía a presentar la moción para cambiarle el nombre a la Avenida Miguel Rodríguez Bautista.

Anuncios