BOIRO – La Lotería Nacional del jueves repartió en la localidad un total de 90.000 euros en tres décimos del primer premio

Finalmente fueron tres los décimos del número 19.411, agraciado con el primer premio de la Lotería Nacional del jueves, los que se vendieron en la Administración de Loterías Número 2 de Boiro, y que supuso 30.000 euros para cada uno de sus poseedores. Otilia Ojea, empleada de dicho despacho que regenta su hijo, José Jacinto Rego, manifestó que era una pena que no se hubieran vendido los siete restantes que forman la serie y tuvieran que devolverlos muy a ultimísima hora, pues el dinero repartido sería mayor. Indicó que ya tenían conocimiento de dos de los tres agraciados. De hecho, una de ellas, de la que dijo que le hacía mucha falta ese dinero, la llamó pasadas las diez de la noche para comunicarle que le había tocado ese premio, y que, en medio de la conversación que mantuvieron, ambas se emocionaron. La lotera dijo que “es poco pero hace mucha ilusión”, y como prueba agregó que en la corta conversación que mantuvo con la clienta agraciada “sentimos algo como si nos abrazásemos por teléfono. Fue muy emotivo”.

De otro de los premiados tuvo conocimiento este viernes por la mañana. Fue un cliente de mediana edad que le llegó con un décimo y cuando ella le dijo que le tocaran 30.000 euros, la respuesta de él fue “¡solo!, ¡qué poco dinero!”, pues creía que le correspondieran 300.000 euros. Otilia le aclaró que esa cantidad era para toda la serie, que está compuesta de diez décimos y que él tenía uno. Luego le explicó que para cobrar el premio, al que hay que deducirle los 5.500 euros con que se queda Hacienda, debe pasar por el banco que desee por tratarse de un premio de ese importe. Pese a todo, acabó marchándose “con un brillo especial en los ojos” y le dijo a la lotera que el premio “está muy bien”. Como curiosidad, le dijo que siempre elige los décimos de números colocados en dos sitios concretos de la ventanilla. Del tercer agraciado aún no se sabe nada, pero no se descarta que fuera a cobrarlo al banco o que se entere al acudir a comprobarlo en el despacho de loterías.

Anuncios