A POBRA – El abogado del coacusado de matar a Yulisa dice que no hay pruebas ni indicios que lo incriminen

El abogado de Ventura Lustres Miranda, uno de los acusados por el crimen de la dominicana Yulisa Altagracia Pérez, presentó un escrito de conclusiones provisionales en el que niega las imputaciones que formulan tanto la Fiscalía como la acusación particular, precisando que la realidad nada tiene que ver con lo relatado en sus escritos. El letrado afirma que su cliente no participó en los hechos y subraya que “no existe ni la más mínima actividad probatoria ni tan siquiera indiciaria de la participación de mi defendido en ilícito penal”. Expresa su disconformidad con las acusaciones basadas en el contenido de sendos informes de la Guardia Civil del 6 de agosto y 19 de octubre, “sin perjuicio de que los mismos están plagados de incorrecciones y errores, y no evidencia en absoluto la participación de mi defendido en los hechos”, insiste. Y añade que incluso corroborarían la “total desconexión” de Ventura con los hechos objeto de la investigación.

Este abogado indica que resulta “sorprendente” el cambio de estrategia defensiva de la representación legal de la coacusada Melisa Abelleira Castro, tratando de inculpar a su cliente “por hecho que no ha cometido”, y precisa que ello coincide con el cambio de letrado de la imputada y dice que ello “responde claramente a una búsqueda de la
exculpación de la misma a costa de mi defendido”. A este respecto, señala que de las diligencias probatorias que obran en autos “no se sostiene en si misma la argumentación vertida hasta el momento por la representación de la acusada por incoherente, imprecisa y apartada de la realidad”, agregó el abogado.

Este último dice que su cliente no contactó personalmente ni por otro medio con Yulisa el 7 de junio de 2015, por lo que desconoce lo que esa persona hizo ese día, ni con quien se relacionó. Y lo mismo asegura en relación a la coacusada. Únicamente recuerda que en un momento dado Melisa le instó a levantarse de la cama pues, al parecer,
ella había quedado con una persona en Couso para organizar una churrascada, desplazándose ambos en el coche de ella hasta ese lugar sin que finalmente se llevase a cabo la misma por petición de la propia acusada, que “nada le ha manifestado al respecto ni antes ni mucho menos ahora que no existe contacto alguno entre ambos”.