A POBRA – El Concello caracterizará e identificará los vertidos del polígono para averiguar su origen y evitará la entrada de agua salada a la red de saneamiento

Visto que prosiguen los vertidos al Río Morto procedentes del polígono industrial de A Tomada, tal y como ya informó hace unos días este periódico, desde el Ejecutivo local han decidido tomar cartas en el asunto, pues parece que las visitas realizadas a empresas para evitar esos problemas no han surtido el efecto deseado, pues hay algunas que siguen sin cumplir. Una de las primeras que se ha adoptado en una reunión entre el alcalde, la empresa Viaqua y la Policía Local es que los agentes municipales realicen la recogida de muestras de agua cuando reciban un aviso y no tengan que aguardar a la llegada de los operarios de la compañía concesionaria del saneamiento y así pueda resultar efectiva. Xosé Lois Piñeiro dijo que el fin que persiguen es caracterizar e identificar los vertidos y discriminar a empresas para dar con el origen del vertido, aunque no parece tarea fácil.

El alcalde recordó que tuvieron que hacer frente a una sanción de 30.000 euros por un vertido detectado en abril de 2015, y que les cobraron este año a través de Hacienda, y aunque alegaron y trataron de conseguir una entrevista con Augas de Galicia no obtuvieron resultado. La semana pasada, la Policía Local junto con el mandatario realizaron una visita a las zonas donde se registran media docena de punto de vertido, de los que dos son los más preocupantes: en un tramo del propio río en el que habitualmente ya denuncian los vecinos y otro que va a dar a una cuneta, pero que acaba en el cauce fluvial.

Y el otro problema que tienen en la red de saneamiento es la entrada de agua salada que va a dar a la depuradora, que rompe el proceso biológico y afecta al vertido que va a la ría, y encarece el tratamiento. Piñeiro dijo que en el problema que había a la altura del  cruce de los semáforos se colocó una válvula que parece que funciona, al igual que en A Xunqueira. Y se analizaron otros nueve puntos entre los semáforos y la EDAR, pasando por O Areal, y se detectó una importante entrada de agua salada a la altura de la parada de taxis, en donde en el plazo de un mes se colocará un dispositivo para que cuando suba la marea se tapone ese aliviadero y no entre agua salada a la red de alcantarillado.

Anuncios