BOIRO – Hallan en un cuarto piso el cadáver de una vecina de 39 años de la que no se sabía nada hace 15 días

En la tarde de este sábado fue hallado en el suelo de un cuarto piso de la Rúa Francisco del Río Romero, en pleno casco urbano de Boiro, en que vivía el cadáver de una vecina de 39 años, Arancha Suárez, de la que según indicaron varias fuentes no se sabía nada desde hacía un par de semanas. Parece ser que fue el mal olor que se respiraba en las zonas comunes del edificio lo hizo saltar las alarmas sobre un fatal desenlace para esa mujer. En torno a las cuatro y media de la tarde cuando se dio la alerta y hasta el lugar de los hechos se movilizaron una dotación del parque comarcal de Bomberos de Boiro, que fueron los que se encargaron de abrir la puerta, así como patrullas de la Guardia Civil y de la Policía Local. Ese despliegue en la referida calle hizo que empezasen a circular comentarios sobre lo sucedido, pues entre la gente de la calle había bastante incertidumbre, pues nadie parecía querer hablar de lo que pasaba, pues no había rastro de un accidente, ni tampoco de incendio. Además, el tramo de es vía pública entre la calle peatonal y la Avenida da Constitución estuvo cortado durante bastante tiempo.

De hecho, se dieron órdenes para que no trascendiera de manera oficial el más mínimo detalle de lo que ocurrió. Pero, pronto ya empezaron a conocerse algunas certezas sobre el suceso. Posteriormente llegó un furgón de una funeraria de Padrón con un rótulo del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) y también de un forense en un taxi. Según pudo saber este periódico, el cadáver de esa vecina boirense, a la que conocían como “La asturiana”, se encontraba en avanzado estado de licuefacción, por lo que se apunta que podría llevar muerta alrededor de 15 días, aunque habrá que aguardar a la realización de la autopsia que está previsto que se le practique hoy para saberlo con certeza, así como las causas de la muerte. Para realizar esa prueba, la empresa fúnebre trasladó los restos mortales de Arancha Suárez desde Boiro hasta el tanatorio de Boqueixón.

Anuncios