RIBEIRA – Queda en libertad la matriarca del poblado de A Conlleira tras ser detenida por tráfico de drogas y receptación

Hay novedades en relación a la operación policial llevada a cabo a primera hora de la mañana de este jueves en el poblado ribeirense de A Conlleira. Según informaciones a las que ha tenido acceso “loqueyotedigo”, que tuvo conocimiento de la misma a través del testimonio aportado por personas que presenciaron el desembarco de varias patrullas de la Guardia Civil o que tuvieron conocimiento de ello a posteriori por lo que les contaron los habitantes de esas chabolas, él instituto armado detuvo a la matriarca, Pilar Silva Gabarri, de unos 68 años, y a su hijo Adolfo Borjas Silva “El Peré”, por los delitos contra la salud pública, en la modalidad de tráfico de drogas, y el de receptación. La mujer pasó a primera hora de esta mañana a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Ribeira, cuya magistrada dictó un auto de puesta en libertad, mientras que su vástago ya quedó en libertad en la misma tarde del jueves tras prestar declaración en un cuartel del zona. La decisión de la magistrada se basó principalmente en que la única petición que se formuló por las partes interesadas tras la declaración de Pilar Silva Gabarri fue la de su puesta en libertad, pues el Ministerio Fiscal no solicitó comparecencia para proponer la adopción de medida preventiva alguna. De todas maneras, se mantiene la imputación a la espera de lo que determine la instrucción del caso, que se mantiene abierta y que, de proseguir, se resolverá en el juicio correspondiente.

A su salida de los jugados de la capital barbanzana acompañada por un buen puñado de familiares, Pilar Silva Gabarri, mostraba un rostro de satisfacción tras pasar una noche en los calabozos, pero sin hacer declaración alguna más que la que realizó ante la magistrada. Sin embargo, su hijo, Adolfo Borja, indicó que le incautaron una campana y un zueco de mármol que le habían comprado por una ínfima cantidad de dinero a un vecino de Boiro -del que dijo desconocer su nombre, pues nunca antes había tenido tratos con él- y que desconocía que se trataba de objetos robados, además de que no les daban valor alguno pues los tenían tirados en unos matorrales. Del mismo modo, dijo que a su madre le encontraron una bolsita que contenía unas 9 papelinas de heroína, con un peso ligeramente superior a los dos gramos. Al parecer, el propio Adolfo ya manifestó que esa droga le pertenecía a él y que la tenía para su autoconsumo, pero que no era para vender, y que se la había dado a guardar a su progenitora ya que iba a salir a por la metadona.

Cabe recordar que Pilar Silva Gabarri salió hace aproximadamente un año de prisión después de cumplir una condena de ocho años de cárcel por un delito de tráfico de drogas, que según  afirmaba ayer otro de sus hijos, conocido como Enrique Borjas “Bufete” sólo llevaba encima 8 papelinas, cuando los investigadores la arrestaron por su implicación en diversos delitos de narcotráfico y de receptación de joyas robadas. Hace una década, Pilar estaba considera como la principal distribuidora de estupefacientes de la comarca de O Barbanza, pues consideraban que ella y su familia llevaban décadas controlando gran parte del mercado de cocaína y heroína desde el poblado ribeirense de A Conlleira. De hecho, tanto “El Peré” como “Bufete” y el hermano de Pilar, Alfonso, fueron encausados en varias ocasiones por este tipo de delitos.