A POBRA – Condenado un furtivo a no acercarse a menos de 200 metros de un guardapesca

La titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Ribeira dictó una sentencia por la que se condena a un furtivo, Domingo G.S., alias “Calila”, por un delito leve de amenazas a un guardapesca de la Cofradía de Pescadores pobrense, al pago de un mes de multa de 150 euros y le prohiba acercarse a menos de 200 metros de su víctima, ya sea de su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro que frecuente o en el que se encuentre durante un periodo de seis meses. Los hechos ocurrieron el pasado 20 de noviembre cuando el denunciante estaba con un compañero y observaron a “Calila” extrayendo marisco sin autorización en la zona de O Xobre. Al descubrirlo, el furtivo salió del agua con el rastro en la mano y sin marisco, y al ser requerido para identificarlo, salió corriendo. Dos horas después regresó a la misma zona y le requirieron los guardapesca que les mostrase el contenido del maletero de su vehículo. En ese momento, “Calila” se empezó a alterar y golpeó su coche con una cadena para perros, y les dijo que anduvieran con cuidado pues los conoce y a sus familiares, y que los iba a llevar con el coche por delante.

Anuncios