RIANXO – Unas 500 personas se suman a la movilización en favor de un centro de día que consideran necesario para la villa

Las calles de Rianxo vivieron el domingo una nueva movilización en favor de la creación de un centro de día en la localidad, para evitar que la gente mayor tenga que irse a servicios de esas características que funcionan en otros municipios. Lejos de desmoralizarse ante la falta de respuesta por parte de la Xunta de Galicia, la ciudadanía quiso dar mayor respaldo si cabe a esta reivindicación que consideran “xusta e necesaria”. Si hace una semana fueron 300 las personas que secundaron la protesta, en esta ocasión se rondó el medio millar, lo que vino a reforzar el apoyo y la creencia de que la petición que están haciendo tiene justificación, como ya había sucedido con las más de 2.800 firmas recogidas para respaldar esa demanda, aunque después de cuatro meses de ser entregadas siguen sin una respuesta, lo que consideran una “falta de respeto”. De hecho, en el municipio rianxeiro hay unas 2.800 personas mayores de 65 años, y que hay más de 4.000 que tienen medio siglo de vida.

Pese a este éxito, los promotores de esta protesta han decidido darle un margen de un mes a las direcciones generales de Maiores e Persoas con Dispcacidade y de Familia, Infancia e Dinamización Demográfica, para que les convoquen a una reunión con ellos, por lo que no retomarán por ahora las movilizaciones, además de para evitar que la gente se canse. Pero, anuncian que no llegue esa cita volverán a salir a la calle, e incluso están dispuestos a desplazarse a Santiago para hacerse oír más. La última protesta incluyó una pequeña manifestación por las calles de la villa rianxeira pues, partiendo de la Praza Castelao, discurrió por el Paseo da Ribeira y las calles del Hospital y Rosalía de Castro, para regresar al punto de partida. Al principio y final de la movilización hubo intervenciones de algunas de las personas que participaron en la protesta y que quisieron lanzar mensajes a los responsables de que su reivindicación no es un capricho, sino que se trata de un servicio que les hace mucha falta, para que alguien cuide de ellos mientras sus hijos trabajan.

Anuncios