A POBRA – El alcalde considera que hay que buscar soluciones para que los cacos no acaben en prisión y rehabilitarlos

Xosé Lois Piñeiro justificó sus acciones delictivas en la adicción a las drogas y cree que es necesario ayudarles

Con gestos de sorpresa reaccionaron la mayoría de los ediles de la oposición en A Pobra ante las palabras que pronunció el alcalde, Xosé Lois Piñeiro, al tratar de justificar el comportamiento de los delincuentes comunes, que dijo que estaban vinculados a su adicción a las drogas. El mandatario local indicó que todos deben pensar en las acciones que llevar a cabo para intentar rehabilitar a esa gente “e non acabe sempre no cárcere ata que nos esquezamos deles” y agregó que “hai moitos deste pobo que están nas prisión e que morreron alí, por desgraza, e que sufrían esa adicción que é unha praga da nosa vila, se cadra máis importante que noutras”.

Piñeiro replicó a los grupos de la oposición que hablaron de la situación de inseguridad en la localidad, e indicó que eso “se crea con determinadas declaracións e porque a xente se cansa e cando nos toca é normal, nos doe moito e nos sentimos agredidos na nosa seguridade e nos nosos bens”. También dijo que aunque tiene habido robos por parte de organizaciones más preparadas o profesionalizadas, pero que por fortuna les afectan poco, a diferencia de los robos pequeños en los que rompen escaparates o puertas y en dos segundos escapan. Insistió en que es necesaria la labor preventiva, en la que también ahondó el portavoz del PP. Manuel Durán, pero el alcalde incidió en la idea de que el éxito de las fuerzas de seguridad quedó demostrado ya por varias veces con la detención de esos individuos. Pero, el regidor pobrense manifestó que no sólo están pensando en meter a esa gente “na cadea” sino que, a su juicio, hay otras iniciativas que tienen que ver más con la prevención, como la necesidad de mejorar el sistema educativo “e non crear persoas que rápidamente podan seguir ese camiño. Hai que formalos e poñelos en mans dos psicólogos e pedagogos nos institutos, para que se aparten del”.

“Nos doe que a xente teña que ir para a cadea. Teñen familia e por moi malvados que os considere a xente que sofre os seus actos delictivos, tamén sofren os familiares cando van ao cárcere”, precisó el alcalde. Todo eso lo indicó a raíz de una moción del BNG que pedía que se reúna la junta de seguridad, algo que fue rechazado, al igual que lo relativo al rescate del local cedido al Ministerio de Interior para un puesto auxiliar de la Guardia Civil por entender los frentistas que no se cumplen las condiciones del acuerdo, aunque puntualizaron diciendo que no pretenden su cierre. Piñeiro dijo que el cabo está a diario para recoger denuncias y trámites, y que hay un mayor número de patrullas de las que se puedan imaginar.

Anuncios