RIBEIRA – Henrique Monteagudo “desnuda” la figura de Carlos Casares

El catedrático Henrique Monteagudo, miembro de la Real Academia Casares, impartió a última hora de la tarde del miércoles en el centro Lustres Rivas, de Ribeira, una conferencia dedicada al autor homenajeado este año con motivo del Día das Letras Galegas, al que se definió como “máquina constante de ir contando historias”. También profundizó en la faceta de traductor de Carlos Casares. Ante un público profundamente interesado en la vida del escritor y tras la presentación por parte de la edil de Educación y Cultura, Herminia Pouso, el profesor Monteagudo -que denominó a su intervención “Carlos Casares, un contador de historias”, mismo título que su libro biográfico recientemente publicado por la editorial Galaxia, evocó los hitos más significativos de la trayectoria vital y creativa de Casares, empezando por su infancia en Xinzo de Limia, en donde aprende a contar historias; su “terrible” experiencia en el seminario en la que, no obstante, comenzó a cultivar el humorismo que le fue afín; o su etapa en la Universidad marcada por las depresiones y otras patologías que sólo le permitieron residir en Santiago en los años 1962-1963 y 1966-1967, pero que aún así pudo participar en acontecimientos claves como el recital poético organizado para el primer Día das Letras Galegas en 1963 y el número 1 de la mítica revista “Grial” que el mismo dirigió después, o ya en 1967 experimentando el éxito del libro de relatos “Vento ferido” como obra emblemática del resurgir cultural que se vivía en esos momentos. Monteagudo también profundizó en otras facetas del autor, como su trabajo de traductor -comenzó con un éxito inesperado de la adaptación al gallego de algunos temas del cantautor Raimon en un folleto- y su experiencia como docente, además de referir su consagración como personaje público, su participación como diputado ¡en la primera legislatura del Parlamento de Galicia o presidiendo el Consello da Cultura Galega. El ponente destacó el afán de comunicar de Carlos Casares y su intención de realizar una literatura accesible para todo el mundo, con un lenguaje muy claro, al entender que uno de los puntos débiles de la creación en gallego era la falta de lectores. Esto explica también que sus libros fueran dirigidos a un público infantil y juvenil.

Anuncios