BOIRO – Una burla a los ciudadanos

Un pleno de la corporación municipal con un orden del día que incluye 28 puntos es muy difícil que llegue a completarse, pero si se celebra en Boiro es más complicado y llega la medianoche con casi todo por tratar. Además, la mayoría de las sesiones que se celebran en el consistorio boirense se quedan casi vacías de contenido local y se
pierde el tiempo en un debate estéril. El único aliciente para el público que asiste es si se produce la “arroutada” del edil de turno o que al presidente le de por expulsar a un concejal o a alguno de los pocos vecinos que suelen acudir a un pleno, como sucedió en la sesión de este jueves, en la que el alcalde obligó a abandonar la instalación a uno  de ellos sin motivo aparente. Y entre ese tipo de minucias van discurriendo las horas sin que se aborden os principales problemas de la localidad, que no son pocos. Pero, eso le sirve al gobierno local para superar sin mayores problemas cada sesión sin que se adopten acuerdos trascendentes, y cuando se toma alguno suele acabar en el cajón del olvido. Los principales damnificados de esa situación son los ciudadanos, que sienten como si se estuvieran burlando de ellos.  Tras cubrir el trámite de aprobación inicial, de manera ajustada, de la ordenanza municipal de accesibilidad universal y de la modificación del reglamento de ficheros de datos de carácter personal del Concello boirense, llegó el turno de mociones tipo que los partidos presentan en todos los ayuntamientos para reclamar a  otras instancias que tomen decisiones que exceden la capacidad local. Fueron cuatro horas en las que hubo intercambios de palabras que no llevaron a nada más que el pleno pasase con más pena que gloria. Sólo al final y para que no quedase como un pleno sin mayor trascendencia, uno de los ediles que iba a estar en uso de la palabra para presentar una moción, le cedió el turno a la representante de un colectivo animalista para defender su postura en contra de los circos con espectáculos que incluyen animales. Y así transcurrieron cuatro horas de pleno que, visto lo visto, afortunadamente no volverá a haber otro de carácter ordinario hasta dentro de dos meses, si es que no se pasan a la torera una vez más las decisiones del pleno de constitución de la actual corporación municipal. Total, para lo que sirve…

Anuncios