POBRA – La villa mantiene problemas de vertidos del polígono, en A Ribeiriña y en el puerto

 

La técnica responsable del Plan de Control de Vertidos visitó este miércoles A Pobra para comprobar la situación en la que se encuentra la localidad. El alcalde reconoció que siguen sufriendo vertidos procedentes del polígono  industrial de A Tomada, así como algún aliviadero en el puerto, entre otras zonas. Xosé Lois Piñeiro recordó que el año pasado era nueve los puntos de vertido, que en esta ocasión se reducen a seis, sobre todo “coa actuación que fixemos no Conchido, conectando numerosas vivendas que vertían nunha fosa séptica á rede de saneamento”. Indicó que tienen pendiente una obra de alcantarillado en San Roque que eliminará un punto más de vertido que se está produciendo al río Trilleiro, en el puente que hay antes de llegar al lavadero del Camiño Ancho. El mandatario explicó que en A Ribeiriña no fueron capaces de eliminar otro punto de vertido debido a que no recibieron el apoyo de Augas de Galicia, “por non recibir non recibimos nin contestación, e iso que enviamos a solicitude a diferentes departamentos. Se nos tiveran dito que non, teríamos incluído a obra nos orzamentos municipais e xa estaría resolto. Trataremos de facela este ano”, puntualizó Piñeiro.

Y de los cuatro restantes, tres tienen relación con el polígono industrial de A Tomada. Reconoció que siguen sinser capaces de solucionar este problema, y precisó que aunque muchas empresas les abrieron sus puertas y les explicaron lo bien que aparentemente hacen todo, “está claro que algunha que ou ben minte ou ben non coñece o seu propio sistema de xestión de augas residuais. Teremos que seguir traballando para conseguir que as augas pluviais do parque empresarial saian limpas”, dijo el alcalde pobrense. El otro punto de vertido e un aliviadero en la dársena del puerto, al lado del puerto viejo. “Este vai a ser moi difícil de eliminar polo de agora, só verte cando chove moito. O problema é que non hai rede separativa, é dicir, as pluviais e as augas negras van pola mesma canalización en gran parte do casco urbano, e se eliminamos este aliviadeiro volveríamos a ver episodios polo de agora esquecidos na zona da Covecha, cando a auga dos inodoros botaba por fora. Sería necesaria moita inversion”, aclaro Xosé Lois Piñeiro. Por último, aprovechó para  consultar con ella otras problemáticas relacionadas con la red de saneamiento, un ámbito en el que la inversión debe ser continua año tras año, aunque a su juicio aún se está demasiado lejos de lograr el saneamiento integral en el municipio, a diferencia de lo que manifestaba siempre su predecesor, Isaac Maceiras, que indicaba que el saneamiento integral estaba casi al completo.