RIBEIRA – Un barrendero alerta de la caída de cascotes de la fachada de un céntrico edificio en la Avenida Rosalía de Castro


Varios azulejos o baldosas de cerámica de la fachada de un edificio situado en el tramo inicial de la Avenida Rosalía de Castro, en el extremo más próximo al cruce con el Malecón, en pleno centro urbano de Ribeira, empezaron a desprenderse y caer a la vía pública hacia las cinco y veinte de la tarde. Pese a que a esa hora pasaban bastantes transeúntes por esa zona, no hubo ninguna persona herida o afectada por esa incidencia. De todas maneras, no pareció que le dieran demasiada importancia pues nadie alertó de ello, al contrario de lo que sucedió con un barrendero, quien puso los hechos en conocimiento de la Policía Local que, además de solicitar la colaboración del Grupo de Apoio e Emerxencias Municipal (GAEM), desplazó hasta el lugar una patrulla, que se encargó de regular el tráfico rodado hasta la llegada de una dotación de Bomberos del parque comarcal de Ribeira.

En el momento de la llegada de estos efectivos de emergencias, se cortó el paso, pues fue necesario ocupar con sus camiones todo el ancho de la calzada -es de un solo carril- para facilitar su intervención. Los Bomberos ribeirenses se encargaron de retirar los trozos de azulejos que se habían desprendido, así como sanear y extraer otros elementos de similares características que corrían un serio riesgo de desprenderse de esa fachada. El suceso generó una gran expectación y en el entorno del lugar se concentraron numerosos curiosos, pero a los que los agentes municipales y el GAEM mantuvieron a cierta distancia para evitar cualquier riesgo para su integridad física.

Anuncios