RIBEIRA – Unas 250 motos participan en la primera quedada organizada por el Motoclub “Os Reventapistóns”


El Motoclub “Os Reventapistóns”, que  preside Iván Olveira y que cuenta con socios de Ribeira y localidades próximas como A Pobra, Boiro y Porto do Son, celebró ayer su primera quedada en la capital barbanzana. El resultado no pudo ser más satisfactorio, y aunque no había una inscripción para contabilizar a ciencia cierta la cifra de asistentes, se calcula que acudieron alrededor de 250 motocicletas -unas 400 personas procedentes de Valadouro, Marín, Moraña, A Coruña, Ferrol, Porto do Son, A Pobra, Boiro y de la capital barbanzana, entre otros lugares- a esta cita, que pretende ocupar un lugar destacado en el calendario gallego de este tipo de eventos. La llegada de los
aficionados a los vehículos a motor de dos ruedas se empezó a producir desde las tres de la tarde en el bar O Porto, que es la sede de la entidad, y donde tuvo lugar una primera pinchada. Poco a poco, animados por la ausencia de lluvias, se sumaron nuevos participantes, para dos horas después salir en una ruta motera por el entorno.


El recorrido pasó por la fachada marítima de la ciudad para dirigirse hacia la Avenida de Ferrol y tomar la AC-550 en dirección hacia Noia, con la realización de una parada en Portosín en torno a las cinco y media de la tarde, que incluyó la degustación de otros pinchos en el bar A Lonxa Vella. Al llegar al puente que hay a la entrada de la villa noiesa tomaron la carretera hacia Tállara, Moimenta y Boiro, desde donde se dirigieron a Praia Xardín para seguir por Escarabote, A Pobra, Palmeira y la llegada a Ribeira, donde hubo una degustación de queimada para todos los asistentes. A continuación, algunos decidieron regresar a sus puntos de origen pero otros, aprovecharon que reservaron habitaciones en establecimientos de hospedaje o que se quedaron en la casa de amigos, continuaron la fiesta, que se preveía que sería muy animada hasta bien entrada la madrugada.