BOIRO – Dos vecinos de la localidad fueron detenidos por el suministro de heroína a un grupo que distribuía esa droga en el barrio compostelano de Belvís

HEROINA-SANTIAGO-BOIRO.jpg

La Policía Nacional detuvo a dos boirenses de 42 y 43 años en el marco de la operación antidroga denominada “Copas Rotas”, que permitió desmantelar un punto negro de venta de heroína en la zona compostelana de Belvís, en donde fueron arrestadas otras cuatro personas y se incautaron unas 1.000 dosis de esa sustancia estupefaciente. Las pesquisas de los investigadores, que comenzaron a finales del año pasado, les llevaron hasta la villa boirense, en donde se encontraron con la supuesta implicación de un “viejo conocido” por haber sido detenido años atrás también por tráfico de drogas y al que se acusa, junto con el otro vecinos de la localidad barbanzana, de abastecer de la referida sustancia estupefaciente a los arrestados en la capital gallega.

Una vez más, la colaboración ciudadana resultó determinante para desarrollar este operativo tras advertir que se estaba registrando un notable incremento en la presencia de toxicómanos en el referido barrio de la capital de Galicia. En el transcurso de la investigación, agentes de la comisaría de Santiago identificar a una pareja de 56 y 44 años como presuntos responsables de la venta de heroína desde un piso cercano al parque de A Trisca. Las detenciones fueron prcticadas por el Grupo de Estupefacientes de la Brigada Local de Policía Judicial de la comisaría de Santiago de Compostela

El arresto de los boirenses se produjo, según fuentes de la investigación, al averiguar el origen de la droga, lo que les llevó a la localidad barbanzana. Allí dieron con un vecino que acumula numerosos antecedentes por tráfico de drogas. El Cuerpo Nacional de Policía considera que ese individuo era el que, junto a otro vecino de la villa, suministraba la heroína al grupo santiagués. También se arrestó a otros dos colaboradores que, al parecer, formaan parte de esa organización vendiendo droga a menor escala. Los detenidos ya pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción Número 1 de Santiago, que es el encargado de dirigir las operaciones, en las que también se intervinieron básculas de precisión, siete teléfonos móviles, dos vehículos, 81 pastilla de metadona y unos 2.800 euros en dinero en efectivo y fraccionado.