BOIRO – Unos 40 vehículos de más de 25 años secundan la ruta contra el impuesto de rodaje a estos aparatos clásicos

P16 F2.JPG

Alrededor de 40 propietarios de vehículos de más de 25 años participaron este jueves al mediodía en una acción de protesta en contra del cobro del impuesto de rodaje que pretende aplicarles el Concello de Boiro a esos aparatos “clásicos”. La movilización consistió en una ruta que partió del muelle de Cabo de Cruz y circuló a una velocidad lenta por la carretera en dirección hacia Boiro, para luego dirigirse hacia el puerto de Escarabote, en donde dieron vuelta hacia el punto de partida, donde pasada la una y cuarto de la tarde tuvo lugar la lectura de un manifiesto que respaldaron los integrantes de la plataforma de afectados por esta situación, y que consideran como “un total despropósito” la intención del Concello boirense de cobrarles ese impuesto a coches que en la inmensa mayoría de los municipios del entorno están exentos.

Los afectados indicaron que no pueden entender que el Ayuntamiento de Boiro quiera cobrarles el rodaje a vehículos que no pagarían en los otros concellos de O Barbanza, y tampoco en los alrededores, como Lousame o Noia, “nin o motivo polo cal se elimina a capricho a bonificación prevista na lei e que se leva aplicando neste Concello dende hai máis de sete anos”. Señalaron que no disfrutan de un privilegio, sino de un derecho que la Ley de Haciendas Locales les reconoce y que el Concello de Boiro les quiere quitar “para facer caixa”. En el manifiesto se recoge textualmente que “o fraude non está nos veciños que se acollen a un dereito que a lei lles da, senón que está en quen promete non subir os impostos e despois elimina os dereitos da veciñanza pola ‘porta de atrás’ só para recadar máis”.

Esta plataforma considera que no parece normal que en un contexto de crisis se suban los impuestos a las economías domésticas, a los trabajadores, autónomos, jubilados, “pois este é o perfil maioritario das persoas afectadas por este abuso tributario”. En respuesta al argumento del Ejecutivo local sobre motivos medioambientales para aplicar esa medida, señalan que aunque abonen ese impuesto por importe de 500 euros para catalogar su vehículo como histórico “non deixamos de ser contaminantes”. Recordaron que durante el periodo de reclamaciones se presentaron más de un centenar de alegaciones de los afectados, “o que deixa de manifesto o rexeitamento maioritario dos boirenses a este novo abuso tributario”. Precisaron que se sienten arropados ante su malestar, por lo que seguirán reivindicando la paralización de esta ordenanza fiscal municipal y su “afán recaudatorio”.

DSC_0531.JPG