RIBEIRA – El TSXG da la razón al Concello y Recolte en sus recursos por el contrato del servicio de basura

Una sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia da la razón a las pretensiones del doble recurso presentado por el Concello de Ribeira y la empresa Recolte Servicios y Medio Ambiente, S.A.U., inicialmente adjudicataria de la gestión del servicio del punto limpio y de la limpieza urbana, recogida y transporte de residuos sólidos urbanos -excluida la fracción del vidrio-, al declarar que la resolución del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales -estimaba el recurso interpuesto por Urbaser, S.A.-, cree que no es conforme a derecho e impone las costas de cada demanda a la compañía hasta 1.500 euros por cada una. Contra dicha sentencia se puede interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Urbaser interpuso un recurso aduciendo que el contrato se adjudicó sin cumplir con su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea, ya que no se trataba a su parecer de un contrato de gestión de servicio público, como recogía el pliego de condiciones, sino otro de servicios de regulación armonizada. El TSXG entiende que la impugnación de los pliegos era posible en el plazo legal fijado. Y añade: “es contrario a la buena fe que debe presidir la vida del contrato el que Urbaser consienta el pliego aceptando el procedimiento de contratación pública mediante su participación aspirando a la adjudicación y luego, al no resultar adjudicataria, y para optar de nuevo a la adjudicación (…), la impugne porque el acto administrativo consentido -el pliego- es contrario al ordenamiento jurídico, alegando que su anulación la situaría de nuevo como candidata”. El TSXG indica además que esto resultaría contrario a la seguridad jurídica.

Cabe recordar que la empresa Recolte fue la que obtuvo la melor clasificación en el procedimiento rematado en la primavera de 2015 de entre las seis ofertas presentadas, gracias a su propuesta económica que ascendió a 1.697.453 euros anuales y por un período de 12 anos. Con este nuevo contrato, el Concello de Ribeira persigue una gestión de residuos más eficaz, a través de determinados aspectos como la introducción de la carga lateral -con mayor nivel de limpieza y menor riesgo de desborde-, primando que el concesionario logre reducir las toneladas de bolsa negra o incluyendo la gestión de algas en la recogida en playas, eliminando así este sobrecoste para las arcas municipales, y abogando por un mayor compromiso social a través de la valoración de que se incorporen empresas de economía social en la gestión de papel cartón.

Además, por lo que respecta a la limpieza viaria se pretende ampliar el servicio a playas y paseos marítimos y se incluye el desbroce de aceras, limpieza de zonas verdes y recreativas y miradores, pintadas y mobiliario urbano y una limpieza específica previa al comienzo de la temporada de verano. Ese nuevo modelo apuesta además por la tecnificación, de modo que, con la finalidad de garantizar la eficiencia en el servicio, se controlen en tiempo real las rutas y ubicaciones de los elementos móviles a través de sistemas de geolocalización.