RIBEIRA – Diversos medios trabajaron de madrugada en la protección de una vivienda de Balteiro amenazada por el fuego

INCENDIO-OLEIROS

Una vivienda situada en la aldea de Balteiro, en la parroquia ribeirense de Oleiros se vio seriamente amenazada por un incendio durante la pasada madrugada y tuvo que trabajarse duramente y con diversos medios para protegerla. Una pala bulldozer creó cortafuegos para evitar que las llamas de un cordón que se extendía desde Queiruga hacia Oleiros y continuaba monte arriba. De hecho, para evitar cualquier riesgo y facilitar los trabajos de extinción y los mencionados para defender ese inmueble se cortaron varias pistas que conducían hacia esa zona, permitiéndose únicamente el paso  los medios de emergencias y la salida de vecinos, aunque hubo alguna gente pudo acceder a pie hasta ese lugar.

El monte de A Curota siguió ardiendo durante la madrugada pero, pese a no contarse con medios aéreos, las llamas no avanzaron de manera tan virulenta como en las horas previas, sobre todo debido a que amainó el viento. Por otro lado, pese al optimismo que mostraba en la tarde este jueves Manuel Domingo Rodríguez, propietario del camping Ría de Arosa 2, de A Cascada, en relación a la posibilidad de que los alrededor de 800 clientes para que pudieran regresar a sus instalaciones turísticas tras el desalojo que se ordenó minutos antes de las cinco de la tarde, al final no fue posible, pues se mantuvieron las medidas preventivas ante la proximidad de un incendio. Los clientes pernoctaron en el pabellón polideportivo de Artes, que habilitó el Concello para tal fin, y en el albergue de la Casa da Xuventude. Otros utilizaron las caravanas en las que ya estaban hospedadas en ese recinto e incluso buscaron algún establecimiento hostelero en el que pasar la noche.

DSC_0217.JPG

El avance del fuego hacia la parroquia de Oleiros, en Ribeira, hizo que se llegase a hablar de que se podría activar el protocolo de evacuación del Hospital do Barbanza, ubicado en esa misma parroquia. Sin embargo, las llamas no se encontraban en una zona considerada de peligro y el escaso viento que soplaba y que lo hacía en otra dirección al complejo asistencial hizo que no se tomase esa decisión. De hecho, los profesionales de dicho servicio sanitario indicaron que se mantenía la normalidad. De todas maneras, algunos familiares de pacientes hospitalizados indicaron que pueden moverse por si mismos indicaron que les habían avisado para que pudieran llevárselos a sus casas, algo que llegaron a hacer varios de ellos, como se pudo ver en las proximidades del hospital. Posiblemente, se tomó esa medida para que se realizase una evacuación mucho más rápida en caso de que la situación cambiase y se decidiera tomar la decisión de desalojarlo.

Mientras tanto, el avance de las llamas entre Porto do Son, Ribeira y A Pobra por el monte está empezando a dejar consecuencias como la muerte de la fauna, sobre todo ganado mostrenco que se vio cercado por el fuego y no pudo salir, como así lo reflejan algunas de las imágenes que acompañan esta información. Del mismo modo, además del daño medioambiental que se está causando a las zonas calcinadas, empezaron a producirse manifestaciones por parte de vecinos y algunas autoridades en relación a las consecuencias que puede llegar a tener el arrastre de las cenizas, que no ha ninguna duda de que, cuando lleguen las primeras lluvias, acabarán llegando a los ríos, que sufrirán contaminación, y posteriormente al mar, con graves consecuencias para la vida en ese medio y también para la fuente de ingresos de numerosas familias de la zona.