RIBEIRA – La Xunta elabora un plan de recuperación de la superficie del parque natural de las dunas de Corrubedo afectada por el último incendio forestal

P16 F3.JPG

Técnicos de la Dirección Xeral de Conservación da Natureza realizaron este martes, 9 de agosto, una visita al parque natural de las Dunas de Corrubedo, en Ribeira, para realizar una evaluación de la afección que tuvieron los devastadores incendios registrados en torno a las 00.30 horas del pasado lunes en las inmediaciones del mirador de Pedra da Ra y que se extendió hacia dicha zona protegida en la parroquia de Carreira, y el originado un par de minutos antes de la una de esa misma madrugada en torno al antiguo campo de fútbol de Artes. Está previsto que elaboren un informe sobre los efectos en la flora y fauna singular, así como de los posibles arrastres de la ceniza que cubre la superficie afectada.Una vez que se conozcan esos resultados se incorporarán a un plan de recuperación que ha puesto en marcha dicho departamento autonómico dependiente de la Consellería de Medio Ambiente. De hecho, según ha podido saber la redacción de “loqueyotedigo”, la zona más afectada es la denominada “dunas grises”, que es la más próxima a la playa de O Vilar y que, según indicaron algunas fuentes, posiblemente sea el espacio en el que se acometan las primeras intervenciones de recuperación medioambiental en el parque natural.

La directora Xeral de Conservación da Natureza, Ana María Díaz, se desplazó en la mañana del lunes, acompañad del jefe de sericio de dicha área, hasta esa zona protegida situada en el municipio ribeirense y en la que ardieron, por un lado, 26  hectáreas en el corazón de dicho parque natural -se incluyen dentro de las 81,7 hectáreas arboladas que ardieron en el mismo incendio de la parroquia de Carreira, en donde se ubica el centro de recepción de visitantes o Cielga, y las 13 hectáreas de la zona indicada de Artes. Este último ya quedó extinguido a las 18.50 del lunes, mientras que el otro se dio por sofocado a las once de la mañana de ayer. En la extinción participaron 1 técnico, 14 agentes, 27 brigadas, 22 motobombas, 4 palas bulldozer, 3 helicópteros t dos hidroaviones, además de las Policías Local, Autonómica y Nacional, entre otros medios.