RIBEIRA – Jontxu Argibay inaugura su exposición retrospectiva “Escultura 203-2016”, fiel reflejo del niño soñador que lleva dentro

IMG_20160805_061832

El artista local Jontxu Argibay inaugurará a partir de las nueve de la noche de este viernes, día 5 de agosto, en el centro cultural Lustres Rivas, la exposición titulada “Escultura 2003-2016”. Esta colección retrospectiva de un escultor que se inició en el mundo del arte, en la disciplina del dibujo, con cuatro años de la mano de su padre, amante de los cómics y las historietas. Empezó copiando los dibujos de estas últimas que le llegaba por intercambio entre marineros y que él prendía como si se tratase de aprender la historia del mundo. A partir de ahí empieza a descubrir mundos y seres extraordinarios. Con ello y otras influencias creciendo hasta llegar al instituto, donde conoce a otra persona que veía el arte y los cómics como él, por lo que deja de sentirse un “bicho raro”, pues se da cuenta de que hay más gente como él. Con ese amigo empezó a compartir sus aficiones: historietas, películas de animación, videojuegos, la lectura y la escritura.

A partir de ahí, Jontxu Argibay siguió dando pasos hacia su madurez artística con sus inmersiones en al revista del instituto, el fanzine, el salón del cómic y otros actos creativos, que le decidieron a dedicarse a ser un artista, ser alguien dentro del mundo del arte. Aunque su pasión son las artes gráficas y la ilustración, este ribeirense probó suerte con la escultura, y no pudo escoge mejor, aunque sin abandonar sus estudios de ilustración con muy buenas notas. Casi 40 años después de su nacimiento y tras 20 décadas de empezar a estudiar escultura , ahora muestra su colección de piezas llenas de humanidad, ilusión, pasión y vida, pero que sobre todo llevan un poco del alma de aquel niño soñador que creció a la sombra de su progenitor y que quiere ser artista durante muchos años más.