O BARBANZA – Arousa Norte respalda a Carlos Barcala en su reto “Traslatio”

P17 F3.jpg

Después de que se dio a conocer que el triatleta aficionado boirense Carlos Barcala, de 37 años, iba a afrontar este sábado, 6 de agosto, el reto de recorrer la Ruta Xacobea do Mar de Arousa e Ulla, desde Ribeira hasta Santiago, con 35 kilómetros a nado por la costa norte de la ría y otros 25 corriendo, este jueves se hizo público el respaldo que recibe de la Mancomunidade Arousa Norte. Su presidente indicó que no dudaron en prestarle el apoyo que precisaba, que va más allá de la hazaña deportiva, pues permite promocionar la ruta marítima del Camino de Santiago que vertebra O Barbanza. Manuel Ruiz precisó que el reto no es fácil, pero el deportista cuenta con registros que permiten pensar en que es posible. En todo caso, desde la entidad supramunicipal se indicó que los retos de la promoción y de vertebración de la comarca ya están conseguidos y confía en que este deportista consiga lo que se propone después de que el año pasado se quedase a tres kilómetros de completar los 35 del reto “Ría de Arousa”, entre la isla de Sálvora y Catoira.

Barcala indicó que un total de 20 personas forman parte del dispositivo que le apoya mientras afronta este reto “que sei que o que pretendo facer dunha vez en menos de 16 horas pode parecer de tolos, pero tamén se pode facer por etapas. Para ello, se entrenó en varias ocasiones cada uno de sus tramos. El triatleta, que pretende ofrecer una alternativa para realizar esta ruta además de las conocidas en barco o kayak, indicó que los momentos más duros llegarán al principio cuando tendrá que soportar la temperatura más fría del agua y donde deberá dosificar sus fuerzas mientras nada contracorriente. Está previsto que en las primeras horas se detenga para comer cada 50 minutos, mientras que en la parte media y final está previsto que lo haga cada vez entre 45 y media hora, para la ingesta de agua, isotónicos y muchos plátanos. En todo caso, espera llegar antes de las nueve de la noche y ser recibido por el arzobispo de Santxiago en la Praza do Obradoiro.