RIANXO – Dos arquitectos coinciden en señalar que la rehabilitación debe dirigirse a dejar lo pasado en su estado originario

César Portela y Óscar López se mostraron partidarios de borrar las modificaciones posteriores

IMG_20160618_004711

El veterano arquitecto César Portela y su homólogo Óscar López Alba coincidieron este viernes, 17 de junio, en señalar que los trabajos de rehabilitación deben dirigirse a dejar el patrimonio lo más posible en su estado originario, aunque utilizando materiales actuales. Así lo indicaron en respectivas ponencias en la jornada inaugural del III Foro de Rehabilitación que se celebra en Rianxo. El primero se mostró más partidario de que en las intervenciones que se practiquen no se note demasiado el paso del arquitecto, realizando una actuación más suave. Habló con detalle, acompañada de numerosas fotografías, sobre la actuación desarrollada en la restauración de la Isla de Sálvora, deteniéndose en la primera casa recuperada, en la que trató de recuperar lo que se podía del pasado, dejándolo como estaba al eliminar todo lo que se le añadió. También se refirió al Museo do Mar de Vigo, en donde lo que se buscó fue regenerar las naves como estaba primitivamente.

El segundo, que trabaja principalmente en la provincia de Lugo, y que dirigió la oficina de rehabilitación de Sarria en el Camino de Santiago y que participó en dos proyectos en el barrio lucense de A Tinería, mantuvo otro criterio a la hora de influir sobre el patrimonio. Por un lado, se refirió a los proyectos de menor calado en los que le da una mayor importancia de recurrir a pequeñas cosas cotidianas, cualificadas del día a día, se pueden hacer grandes cosas, precisando que con esa actitud, a base de intervenciones “educadas y cariñosas” se cuida más el paisaje.

DSC_2118

En cuanto a grandes proyectos, López Alba se refirió a la rehabilitación del antiguo hotel Comercio, de Monforte, para convertirlo en viviendas de alquiler para jóvenes; intervenciones en edificios de los años 30 como el mercado y la plaza de abastos de Lugo, y la rehabilitación de la nave lateral del monasterio de San Clodio para que funcione como spa. Sobre estas actuaciones indicó que le gusta mucho “borrar lo accesorio que se le añadió con la pretensión de recuperar su esencia”. En este sentido dijo que muchos trabajos pasan por demoler, generar una atmósfera, “es una manera de hacer sin hacer”. También se mostró partidario del uso del color como herramienta para crear ambientes, y precisó que le gusta insertar cosas en cajas de piedra, con mobiliario y divisiones para crear espacios más flexibles. En esta línea llegó a recurrir a la frase de que “el lujo es el espacio”.

Esta primera jornada del III Foro de Rehabilitación se completó con una visita guiada a la Aldea Esquecida de Castelao,  a cargo del arqueólogo Víctor Barbeito.

IMG_20160618_004451