RIBEIRA – La Policía investiga si un treintañero implicado en la pelea a mordiscos se cebó a patadas con una chica tirada en el suelo

Cuando todavía son muchas las personas las que se llevan las manos a la cabeza al recordar la salvaje pelea registrada en torno a las seis y cuarto de la madrugada del pasado domingo en Ribeira, siguen trascendiendo algunas de las secuencias de dicha multitudinaria reyerta. Un testigo indicó, según fuentes policiales, que uno de los treintañeros implicados y que mordió a un oponente en el cuello, dejándole la marca de los dientes y causándole posiblemente algún desgarro, se cebó contra la hermana de su víctima, propinándole cuantiosas patadas aprovechándose de que ella estaba tirada en el suelo y sus opciones de defenderse eran nulas.

Algunos de los testigos manifestaron que la pelea no acabó en tragedia de puro milagro, pues los implicados estaban enfurecidos y descontrolados, y les parecía que su única intención era la de acabar con sus oponentes. En este sentido, agradecieron a un vecino que alertase al 112 para movilizar a la ambulancia del 061 y a las patrullas de las Policías Local y Nacional, pues fue en el momento de la llegada de estos medios lo que provocó que se detuvieran las agresiones.

Lo que ninguno de ellos fue capaz de saber fue el motivo que originó esa batalla campal en la que también se vieron implicadas las jóvenes que los acompañaban. Un testigo llegó a escuchar de boca de la novia de uno de los jóvenes que se enzarzaron a morderse que conocía a las otras chicas, llegando a pronunciar sus nombre y que si le daban tiempo incluso los apellidos, pero que no se llevaban bien entre ellas. Por ello, entre las hipótesis que se barajan para saber la causa de lo sucedido, no se descarta que esa circunstancia influyó, en cierto modo, en todo ello.

Lo que les costaba saber es lo que les pudo llevar a los implicados a comportarse de una manera tan “salvaje, como caníbales”. Apuntaron que la movida de Ribeira no está pasando por un buen momento, pero que la imagen que se ofrece con este tipo de lamentables incidentes no se ayuda para nada a levantarla. A su juicio, ese tipo de gente no sale a pasárselo y lo que consiguen es estropearle la diversión a todos los demás.

GRAN PREOCUPACIÓN ENTRE MADRES CUYOS HIJOS EMPIEZAN A IR DE MARCHA
Los lamentables hechos ocurridos en la madrugada del domingo en una de las zonas de la movida de Ribeira provocó la reacción de muchas madres cuyos hijos ya empezaron a salir de noche o están casi en la edad de hacerlo. Todas ellas expresaron su máxima preocupación por este y otros hechos similares ocurridos en semanas y meses pasados, e invitaron a una reflexión para que se adopten medidas pues, de lo contrario, “no tardará mucho en hablarse de una tragedia”, dicen.