A POBRA – Condenan a un antiguo hostelero por vender hachís pero no ingresará en la cárcel bajo la condición de no delinquir

El Juzgado de lo Penal Número 2 de Santiago de Compostela tenía previsto acoger este jueves por la mañana una vista oral contra un antiguo hostelero de A Pobra, cuya identidad responde a las iniciales J.H.L., de 46 años, por un delito contra la salud pública en la modalidad de tráfico de drogas, y por el que la Fiscalía le pedía una pena de cuatro años de prisión. Sin embargo, ese individuo evitará el ingreso en la cárcel, en la que ya estuvo de manera preventiva tras ser detenido por esos hechos. Ello será posible debido a que, antes de entrar en la sala, el abogado defensor y el representante del Ministerio Público alcanzaron un acuerdo de conformidad por el que el acusado reconoce la autoría de los hechos y se le reduce la condena de 4 a 2 años de cárcel y se le impone una multa de 6.348 euros. Todo ello se le suspende con la condición de no vuelva a delinquir, pues de lo contrario deberá cumplirla.

Ahora va a haber que estar muy pendientes de lo que ocurra, pues el procesado acumula antecedentes por hechos similares, algunos de los cuales aún están pendientes de la celebración de juicio. Los hechos que se le imputaron y que motivaron la celebración de este juicio se remontan al Primero de Mayo de 2010 cuando fue arrestado porque vendía hachís en el céntrico local hostelero que regentaba. Su detención la realizó la Guardia Civil después de estar vigilando durante una larga temporada ese establecimiento, del que sus agentes sospechaban que se traficaba con drogas en su interior, llegando incluso a considerarlo como uno de los principales puntos de trapicheo de la comarca. En el registro que los investigadores practicaron en su negocio confirmaron sus creencias, pues encontraron detrás de una nevera un total de 71 bellotas con hachís y que suponían unos 700 gramos de esta sustancia ilícita. También se incautaron de una pequeña cantidad de dinero. Dos días después pasó a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Ribeira, cuya titular decretó su ingreso en prisión provisional.

Se da la circunstancia de que a J.H.L. se le detuvo en varias ocasiones, incluso posteriormente al delito por el que se le juzgó este jueves, teniendo pendiente la celebración de juicios por esas imputaciones. Una de ellas tuvo lugar a mediados de enero del 2011, poco después de cumplir el periodo de prisión preventiva, en el transcurso de una redada antidroga en la que le fue incautado en su establecimiento casi un kilo de hachís, provocando que ese local quedase precintado de manera cautelar. La última de la que se tiene conocimiento se produjo a finales del año pasado, tras ser identificado por un cliente como la persona que le suministró la droga que consumía.