A POBRA – El detenido por 14 robos que quedó en libertad tiene en suspenso una condena bajo la condición de no delinquir

La Audiencia Provincial le había impuesto en febrero pasado, además de a otro procesado, seis meses de prisión

20160408_161214-1_2

El conocido ladrón pobrense Rubén S.G., apodado “Nigeria”, de 34 años, al que este lunes dejó en libertad con cargos el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Ribeira, tenía en suspenso una condena de seis meses de prisión dictada en febrero pasado por la Audiencia Provincial. Este joven fuera procesado junto a otro individuo, Francisco Antonio del R.B., apodado “Tremen”, que ronda la treintena de años, con la condición de que no ninguno de ellos volviera a delinquir, pues en caso de hacerlo deberían cumplir la pena impuesta. Ambos vecinos de A Pobra fueron juzgados por una tentativa de robo que tuvo lugar en el año 2012 en una fábrica del municipio, en la que forzaron uno de los accesos a dicha nave y fueron sorprendidos en su interior por agentes de la Guardia Civil. Uno de esos dos condenados ya tenía antecedentes penales por otro delito de robo con fuerza, mientras que el otro se dio a la fuga en un control policial. Cabe recordar que “Nigeria” fue arrestado a mediados de julio pasado por un robo con fuerza en la fontanería Hermida, en la Rúa Carlos Montenegro, tras romper el cristal de la parte inferior de la puerta principal junto a otro individuo. Este último logró darse a la fuga, pero el otro fue sorprendido en el interior de la tienda por un sargento del puesto de la Guardia Civil de Porto do Son que estaba fuera de servicio, que logró bloquearlo y reducirlo .en el suelo con la colaboración de un ciudadano.

Ahora, “Nigeria”, que acumula más de una treintena de detenciones, es investigado por su presunta participación en un delito de robo continuado en viviendas, comercios y locales de hostelería del casco urbano y parroquias de A Pobra. Según informaciones que han trascendido, a esa persona se la investiga incluso por la comisión de robos que se remontan al año 2013, después de que fueran localizados en establecimientos de compraventa y segunda mano varios objetos cuya sustracción se le podría atribuir al imputado. La Guardia Civil lo arrestó por última vez en la mañana del pasado viernes, 8 de abril, bajo la acusación de ser el presunto autor, hasta este momento, de un total de 14 robos con fuerza que dio por esclarecidos el instituto armado. Ese hombre era buscado por las fuerzas de seguridad de la zona a raíz de unas investigaciones iniciadas hace varias semanas desde el puesto auxiliar pobrense de la Benemérita a raíz de su identificación en algunos hechos delictivos, y que prosiguió una unidad especializada del cuartel de Boiro.

El arresto de “Nigeria”, que se llevó a cabo dentro de la operación “Loseta”, desarrollada desde hace tiempo y que se intensificó a raíz de la última ola de robos con fuerza que generaron gran preocupación y malestar entre vecinos y empresarios, estuvo acompañado por un registro en su vivienda de la parroquia de Santa Cruz de Lesón. Los agentes de la Benemérita aseguran haber obtenido suficientes indicios que constatan la total participación del detenido en los mismos. Entre el diverso material que se incautó en dicho registro había herramientas eléctricas, una carabina de aire comprimido, una pistola simulada, variado material informático y audiovisual, un teléfono móvil, consolas de juegos, monedas en cajas metálicas y otros objetos de los que se averigua su titularidad. Del mismo modo se le intervinieron utensilios tipo mazas, pata de cabra o palanquetas que pudo haber utilizado en la comisión de las sustracciones de que se le acusa, al igual que una sudadera reconocida por testigos como la que vestía en el momento de los robos. Los agentes que llevan las diligencias tratan de aclarar si lo incautado en tiendas de compraventa y segunda mano también es producto de robos cometidos por “Nigeria” en la zona. Desde La Guardia Civil se hace un llamamiento para que los afectados por robos acudan al cuartel boirense, ubicado en el lugar de Espiñeira, para tratar de reconocer algún objeto que pueda ser de su propiedad.