RIBEIRA – Los tres intoxicados por monóxido de carbono se recuperan en sus domicilios

Los tres miembros de una misma familia ribeirense que sufrieron una intoxicación de monóxido de carbono ya se recuperan en su domicilio, después de tener que ser evacuados por el 061 a primera hora de la madrugada del lunes al Hospital do Barbanza. Según informaron los medios de emergencias, que estuvieron compuestos por la Policía Local y los Bomberos del parque comarcal de Ribeira, esa incidencia fue consecuencia de una deficiente combustión de una caldera de un apartamento del número 41 de la Rúa Manzanares, en el casco urbano de la ciudad. Fue una de las integrantes de esa familia la que poco antes de la una de la madrugada del lunes se percató de lo que estaba ocurriendo al notar un malestar general. Pese a que se encontraba muy afectada por la inhalación de monóxido de carbono, logró arrastrarse por el suelo hasta alcanzar el teléfono  y así alertar al Centro de Atención de Emerxencias 112 Galicia. Según relataron algunos testigos, al lugar del suceso fueron movilizadas una patrulla de la Policía Local ribeirense y una dotación del parque comarcal de Bomberos de Ribeira, que realizaron mediciones con el explosímetro, que registró concentraciones de gas en esa vivienda y en la contigua. Sospechan que esta incidencia se pudo deber a una deficiente combustión de un calentador del mencionado inmueble.

También acudió una ambulancia del 061 con base en Ribeira y que se encargó de trasladar al Hospital do Barbanza a la pareja formada por Juan Carlos C.M., de 38 años, y su esposa, Isabel G.C., de 29 años. Esta última era la más afectada, pues tenía problemas de respiración. El mencionado vehículo asistencial regresó al lugar para  recoger a la madre del hombre, Juana M.D., de 63 años, que vive en el piso situado justo al lado y que también se vio afectado por la fuga de gas. Los Bomberos ribeirenses cortaron el suministro de gas a la citada instalación y procedieron a ventilar las dos viviendas hasta que las mediciones dieron resultados negativos, algo que se produjo poco antes de las dos menos cuarto de la madrugada. Advirtieron del peligro de estas situaciones ya que no huele a nada y resulta imposible detectarlo hasta que surgen los problemas respiratorios. Se recomendó que una empresa suministradora del gas y la responsable del calentador revisasen esas instalaciones.