OBRADOIRO – Nueva derrota que debe hacer reflexionar si aún no lo hizo

 

Este mediodía he salido con la moral por los suelos, más que nunca quizás, después de la imagen que ofreció el Obradoiro durante la mayor parte del encuentro, sobre todo coincidiendo con la dirección del juego por parte de Donnie McGrath, o más bien debería decir falta de dirección, pues el equipo adoleció de ella con el base estadounidense sobre la cancha. La falta de acierto durante la mayor parte del encuentro contrastaba con todo lo contrario por parte de los jugadores del Valencia Basket, algo de lo que ya éramos conocedores, no en vano ocupa el segundo puesto de la clasificación de la liga por algo. Pero, lo más llamativo fue la falta de carácter en la defensa de los nuestros, algo que era nuestro mayor baluarte hasta el inicio de la actual temporada, con una abismal diferencia respecto a campañas anteriores desde el regreso a la ACB.

Me considero un gran defensor de Moncho Fernández y él mejor que nadie, junto a su equipo, sabe mejor que nadie lo que debe hacer para sacar el mayor rendimiento de los jugadores de la plantilla, pero parece que de Donnie hace mucho tiempo que no es capaz de conseguir nada que permita ver la imagen del entrenador sobre la pista, a diferencia de lo que sucede con Pepe Pozas y también en los pocos minutos con los que ha obsequiado en lo que va de temporada a Fran Cárdenas. Creo que no me equivoco si digo que la afición estaría muy de acuerdo con que el base andaluz dispusiera de más minutos, siendo el recambio de Pepe durante los minutos que necesite para recuperarse o incluso que entre ambos se repartan la mayor parte de minutos, mientras Donnie no demuestre el nivel que atesoraba hasta hace bastante semanas. Pepe y Fran hacen lo que les manda Moncho, aunque cometan errores, pero no se les ve la anarquía que muestra su compañero norteamericano al dirigir al resto del equipo.

Y que decir de los porcentajes en los lanzamientos… Eso es algo que ya nos pasaba en anteriores temporadas, pero lo superábamos con una defensa que rallaba la perfección durante la mayor parte de los encuentros. Pero quiero ser crítico con la afición, esa que empujó al equipo y le ayudo a darle la vuelta a muchos partidos. Ya se que la trayectoria del equipo no anima demasiado, pero si por algo fuimos elegida como la mejor afición de la liga es por algo. Desde antes de acabar la primer vuelta de la actual temporada he notado que está perdiendo fuerza, y la Caldeira de Sar parece que ya no calienta como antes, y el “Miudiño” ya no trasmite la energía de antaño. Ni tan siquiera los bombos de mi peña, Zona Norte, suenan como antes (yo lo intenté alguna vez, pero reconozco que soy muy torpe, aunque estoy dispuesto a implicarme todo lo que haga falta para animar al equipo).

Creo que el equipo nos necesita más que nunca y el próximo sábado, a partir de las ocho de la tarde, tenemos una oportunidad inmejorable para recuperar todo eso y ayudar al equipo a conseguir la victoria que necesita como agua de mayo. Esperar a este último mes posiblemente sea demasiado tarde para conseguir lo que todos deseamos. Yo no me resisto a r los brazos, pues aunque hoy estoy tocado, mañana me levantaré con muchas fuerzas par pensar en que se puede conseguir el objetivo de la permanencia y de seguir disfrutando entre los grandes de una de las mejores ligas de baloncesto del mundo. Demostrémosles a los jugadores, al cuadro técnico y al club y a toda España que seguimos siendo la mejor afición y llevemos al equipo en volandas hacia la octava victoria de la temporada. ¡¡¡¡¡VAMOS OBRA!!!!!

Anuncios