BOIRO – Un acusado de apuñalar a otro se libra de ir a la cárcel al llegar a un acuerdo con la Fiscalía

Un boirense de 56 años fue condenado a la pena de dos años de prisión e inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo, así como al pago de una indemnización de 3.000 euros a la persona a la que en el año 2011 apuñaló en el cuello y la espalda. Así reza el acta del juicio oral celebrado hace unos días y en el que se hace constar que procede la suspensión de la condena por un tiempo de tres años con las condiciones de no delinquir durante ese periodo, así como que haga frente a la mencionada indemnización y al pago de las costas judiciales. Eso ha sido posible gracias al acuerdo de conformidad entre la defensa y la Fiscalía, que inicialmente solicitaba la condena de 5 años de prisión y el pago de la indemnización, pero que modificó su escrito de conclusiones, al asumir los hechos y comprometiéndose a no recurrir la sentencia.

El Ministerio Público añadió que desde que ocurrieron los hechos hasta la celebración del juicio oral transcurrieron más de cuatro años, por lo que precisa que en el delito por el que fue procesado, el de lesiones con arma blanca, concurre el agravante de alevosía, pero también el atenuante muy calificada de dilaciones indebidas. En cuanto a la suspensión de la pena se le apercibe al condenado que en caso de que incumpla alguna de esas circunstancias quedará sin efecto tal suspensión y deberá cumplir la pena impuesta. Además, el agresor solicitó el pago a plazos de las responsabilidades civiles a razón de 150 euros mensuales, que los magistrados autorizaron para que empiece a hacerse efectivo desde el mes de abril.

La Fiscalía consideró probado que a las dos de la madrugada del 21 de abril de 2011 el acusado se colocó por detrás de su víctima y, con el ánimo de menoscabar su integridad física, le propinó un navajazo en la espalda y otro en el cuello, de los que tardó 20 días en curarse, estando 7 de ellos impedido para sus tareas. Además, precisó una semana de puntos de sutura debido a la longitud y localización de las heridas, y le quedaron como secuelas una cicatriz de 9 centímetros en el lateral izquierdo del cuello y otra de 7,5 en la región torácica izquierda.

Anuncios