RIBEIRA – Menos familias a las que prestar ayuda, pero sus necesidades son mayores

P18 F1

Cáritas Interparroquial de Ribeira ha visto reducido en lo que va de año el número de familias a las que presta ayuda respecto al mismo periodo del año pasado, al pasar de 227 a 197. De hecho, han tenido un total de 84 bajas, en su gran mayoría extranjeros que han regresado a sus países de origen, a las que prestaban atención primaria, para pagarle los vales de alimentos perecederos, alquileres, suministros de servicios, gastos de viajes, farmacéuticos, médicos de emergencia social, además de otros escolares, como los libros, diverso material y el comedor. Por el contrario, hubo otras 54 familias que se dieron de alta en esta atención y que nunca antes la habían recibido, y de las que el 90% son naturales de la capital barbanzana.

Sin embargo, lo que ha visto incrementado es el gasto, pues a finales de septiembre ya había superado con 65.561 euros el realizado durante todo el año 2014, cuando fue de 63.645 euros. Según indicó Manuel Mirás, secretario de Cáritas Ribeira, ello se debe a que pese a que las familias que piden ayudase redujo, lo cierto es que las necesidades que tienen las que lo hacen son mucho mayores y no logran remontar su delicada situación, sino que se ve agravada. Además, por el momento su ingresos sólo alcanzan los 54.530 euros, por lo que ha tenido que echar mano de los ahorros que le permitieron tener los saldos a favor de años anteriores y que había en cuentas bancarias.

De todas formas, aún tiene pendiente de ingresar más de 11.100 euros de diversas procedencias, como son los 4.600 euros de las cuotas de sus socios, además de otros donativos especiales que llegan por esta época. Las previsiones para el cierre del ejercicio no parece que vayan a ayudar demasiado a la delicada situación por la que atraviesa esta entidad humanitaria, pues los ingresos rondarán con suerte los 70.000 euros, mientras que los gastos superarán ampliamente la cifra de 80.000 euros.

Desde Cáritas se muestran orgullosos del índice de empleabilidad que están teniendo los cursos que ha impartido -de camarero, ayudante de cocina y de reponedor, cajero y charcutero en supermercado- que ronda el 37%. Del mismo modo, indicó que el comedor social vio reducida su afluencia hasta situarse en una media de 30 personas. Estos días están empezando con la operación kilo de Navidad, en la que se espera alcanzar los 3.000 kilos, una cifra parecida a la que recibió en lo que va de este año del Banco de Alimentos.