BOIRO – Fallece un septuagenario que se cortó una arteria de un brazo con una radial en su vivienda de Graso

No se descarta que el hombre pudo sufrir un desvanecimiento mientras arreglaba un barco de su propiedad

PCHECHU1 F1

Ricardo Rivas González, de 77 años y vecino del lugar de Graso, en la parroquia boirense de Abanqueiro, falleció pasada la una y cuarto de la tarde de ayer como consecuencia de la grave herida que sufrió en un accidente casero. Al parecer, el hombre estaba trabajando en un barco en el patio de su casa con una radial de pequeño tamaño cuando, por razones que se desconocen, aunque se sospecha que pudo sufrir un desvanecimiento, se cortó en una arteria de un brazo con esa herramienta y se desplomó en el suelo, en donde había un abundante charco de sangre.

Un familiar pudo ver desde cierta distancia como la radial que sujetaba con una mano se fue hacia el otro brazo y no reaccionó cuando se produjo en contacto y el corte y se cayó de repente. Pese a que al lugar del suceso se desplazó una ambulancia del 061 con base en el lugar de O Saltiño y que se le practicaron las correspondientes maniobras de reanimación durante algún tiempo, e incluso fue trasladado hasta el centro de salud boirense, no se pudo hacer nada por salvarle la vida.

Hasta el ambulatorio de O Saltiño se desplazó y aterrizó un helicóptero del 061 con personal médico, pero ya no realizó ninguna evacuación al confirmarse el fallecimiento del septuagenario. De hecho, se cree que ya estaba fallecido, pese que había señales que parecían indicar tenía constantes vitales, pero se trataba del marcapasos que tenía instalado. La muerte de Ricardo Rivas es la segunda que se produce de forma accidental en esta familia, pues el hijo de un cuñado suyo, Juan Manuel Tarela Romay, falleció ahogado en marzo de este mismo año en la zona litoral riveirense de Couso, y cuyo cadáver fue localizado por la tripulación del pesquero Nuevo Lonja, de Riveira, cuando flotaba diecisiete días después de su desaparición en el triángulo formado por las piedras de Sete Linguas, Falcoeiro y O Roncoso.

Al lugar del suceso se movilizaron patrullas de la Guardia Civil de Boiro y una dotación de Protección Civil. También acudió hasta el centro de salud de Boiro un forense para proceder al levantamiento del cadáver en torno a las cuatro de la tarde, para luego ser trasladado en un vehículo fúnebre al Hospital Provincial de Conxo, con la finalidad de que le fuese practicada la autopsia, que determine la causa de la muerte.