RIBEIRA – Una ratera de supermercado delatada por las cámaras de vigilancia

Una treintañera ribeirense, de nombre Lucía, fue identificada a través de las cámaras de vigilancia de un céntrico supermercado de Santa Uxía como autora de un delito de hurto en ese negocio en un par de ocasiones desde comienzos de este mes. El primero de los hechos tuvo lugar el pasado 6 de noviembre, a las ocho y diez de la tarde, cuando la ladrona accedió a la tienda y logró salir de la misma con dos garrafas de aceite de 5 litros cada una, por un valor total de 40 euros, sin que en ese momento nadie se percatase de lo que había hecho. Según se pudo comprobar en las mencionadas imágenes, esa ratera las introdujo en un bolso de gran tamaño, que luego logró tapar con una cazadora sin que llamase la atención de las empleadas al pasar por la caja para pagar una compra de un paquete de galletas por unos 40 céntimos.

Las sospechas de la dueña y de las empleadas en relación a lo que había pasado llegaron cuando al cerrar el negocio encontraron en una estantería las alarmas que esa joven le arrancó a esos recipientes. La revisión de las grabaciones del supermercado permitieron descubrirla en acción. Tras presentar la correspondiente denuncia, la autora del hurto pudo ser identificada por la propietaria del establecimiento en un álbum con fotografías para el reconocimiento de delincuentes. Transcurridas casi dos semanas de ese hecho, el pasado martes y a la misma hora que la vez anterior, la ladrona volvió a entrar en la tienda, llamando la atención de las empleadas, que trataron de no perderla de vista. Sin embargo, la que estaba pendiente de ella tuvo que atender en un momento puntual a una clienta y Lucía aprovechó esa circunstancia para repetir su acción.

De todos modos, aún le quedaba por superar el trámite de la caja de dicho supermercado ribeirense. Además de dos garrafas que llevaba escondidas, la ladrona portaba una tercera en las manos que le dijo a la cajera que no se la iba a llevar al no llegarle el dinero para pagarla. Esta trabajadora se percató de que llevaba un bolso, por lo que le pidió que se lo enseñase. Aunque hizo el amago de querer abrirlo para mostrárselo, esta amiga de lo ajeno acabó huyendo a la carrera. Aunque la empleada salió en un primer momento detrás de ella, al final desistió de seguirla. La dueña acudió en la mañana de este miércoles a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía a presentar la denuncia y llevó las imágenes en las que se identifica a la ladrona. Parece ser que esta ladrona pudo haber cometido el mismo tipo de hurto en algún que otro establecimiento de similares características en la ciudad.