BOIRO – El juez retira el pasaporte al joven detenido el viernes en una operación antiterrorista

El juez Eloy Velasco tomó la misma decisión con otros siete imputados, a los que también dejó en libertad con cargos

CAKE-PUÑO

El magistrado Eloy Velasco, que dirige el Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, decretó este lunes al mediodía la puesta en libertad con cargos del boirense Xoán Antón Fernández González, alias “Cake”, al que la Guardia Civil detuvo en la operación antiterrorista “Jaro”, llevada a cabo el pasado viernes en varias localidades gallegas, y que acabó con otros ocho arrestados, para siete de los cuales adoptó la misma medida -estaba previsto que regresasen a Galicia- y el otro quedó libre esa jornada debido a su delicado estado de salud, y que deberá comparecer para prestar declaración el 14 de diciembre. Según fuentes judiciales, a todos ellos se les mantiene la imputación de integración en una organización presuntamente dedicada al enaltecimiento del terrorismo y les ha retirado el pasaporte, acompañado de la orden que les impide abandonar el territorio del Estado español.

Este juez de la Audiencia Nacional considera que los nueve arrestados forman parte de la cúpula Causa Galiza, a la que ha decidido suspenderle todas sus actividades de manera cautelar, por un periodo de los próximos dos años. Eloy Velasco, que les ha interrogado ayer en sede judicial en Madrid, a donde fueron trasladados tras sus detenciones del viernes, considera que la mencionada organización política se dedicaba a enaltercer las actividades terroristas de Resistencia Galega, con motivo del Día da Galiza Combatente en Vigo, cuya última edición se celebró el pasado 11 de octubre, así como a  los miembros de este grupo y a dos de los integrantes de su supuesto antecedente, el Exército Guerrilheiro do Povo Galego Ceive, y que fallecieron en la misma fecha indicada pero de 1990, cuando colocaban un explosivo en la discoteca Clangor de Santiago, y donde murió una tercera persona y hubo casi medio centenar de heridos.

A los nueve detenidos en la operación “Jaro”, que incluyó la realización de una decena de registros en Vigo, Pontevedra, Santiago y Muros, además del que tuvo lugar en la vivienda del joven de Boiro en la céntrica Rúa Norberto Pijuan, se les incautaron documentos en los que la organización reconocía que no rechazaba el uso de la violencia para conseguir sus fines, en referencia a la independencia de Galicia. Fue en una actuación llevada a cabo por una unidad especializada contra el terrorismo de la Guardia Civil, que se desplazó desde Madrid, y que contó con la colaboración de efectivos del Servicio de Intervención Rápida (SIR) de la Benemérita en la provincia de A Coruña y una unidad judicial de Noia.

 

CONCENTRACIÓN DE FAMILIARES Y AMIGOS

A última hora de la tarde del viernes se desarrolló justo delante de la casa consistorial de Boiro una concentración convocada de manera urgente por parte de amigos de Xosé Antón Fernández González “Cake”, y en la que participaron medio centenar de personas, entre los que estaban su padre y otros familiares. Lo hicieron en silencio para solicitar su puesta en libertad, tal y como rezaba la pancarta que presidía la movilización.