A POBRA – El reglamento de vertidos al alcantarillado sin informe de Augas de Galicia

Desde dicho organismo autonómico señalan que esa ordenanza debe estar adaptada a las normas vigentes desde el 2010

O Barbanza. A Pobra. El concello sospecha que los hedores los causó un vertido directo de una fábrica de A Tomada.

 

El organismo autonómico Augas de Galicia ha advertido que el Ayuntamiento de A Pobra todavía no le ha presentado el reglamento municipal de vertidos a su red de saneamiento que esté adaptado a la Ley de Augas de Galicia vigente desde el año 2010. Sus responsables precisan que dicho ente tiene que informar positivamente lo relativo a esas ordenanzas antes de que puedan ser aprobadas por los respectivos concellos. Del mismo modo, añaden que desde la entrada en vigor de la citada normativa, tal y como recoge la misma, es una obligación para todos los municipios gallegos tengan una ordenanza de saneamiento municipal, entendida como una herramienta jurídica imprescindible para las administraciones locales que le permite desarrollar sus labores de inspección y sanción sobre vertidos realizados en su alcantarillado.

Estas advertencias las realizan desde Augas de Galicia después de que hace unos días el alcalde pobrense, Xosé Lois Piñeiro, atribuyó a una empresa la realización de un vertido contaminante a la red de alcantarillado, pese a que no contaba con los permisos para conectarse a la misma, por no ajustarse a los parámetros. El mandatario comunicó que iba a tratar de buscar una solución en un encuentro con los supuestos causantes del vertido en los colectores, que estaban ocasionando olores pestilentes que fueron denunciados públicamente por vecinos de las viviendas situadas entre Punta Salera y O Castelo. Por el momento, no ha trascendido nada sobre una posible reunión mantenida por el regidor, un responsable de Viaqua y representantes de la conservera a la que se le atribuyen los vertidos contaminantes, sobre los que en el Seprona indicaron que se había abierto una investigación.

Desde Augas de Galicia precisaron que la gestión de las redes de saneamiento es una competencia estrictamente municipal, por lo que es el Concello el que autoriza los vertidos a su red de alcantarillado y sanciona las posibles infracciones en la utilización de sus infraestructuras del sistema de saneamiento, para lo que debe tener una ordenanza que regule las condiciones en que un particular o empresa pueden conectarse y los parámetros que debe cumplir el vertido. El reglamento pobrense de vertidos a la red de sumideros y uso doméstico data de febrero de 2001, pero en noviembre de 2007 se aprobó una modificación.

Por otro lado, cabe recordar lo apuntado hace un par de semanas en relación al encuentro mantenido por el alcalde con los representantes de la empresas del municipio para tratar de solucionar los problemas de vertidos, que afectan a la estación depuradora. Esta no es la primera vez que sucede algo similar, pues hace un lustro se registraron vertidos que pusieron en grave riesgo su funcionamiento.