RIBEIRA – Placeros en pie de guerra

P20 F1

Los placeros de Ribeira vuelven a estar en pie de guerra y ahora lo hacen contra la subida de tasas a las que deberán hacer frente a partir de 2016, y que califican de “exagerada”. La entrada  en vigor de las mismas coincidirá con su traslado al nuevo mercado. Indicaron que, en números redondos, los puestos cerrados pasarán de pagar 185 a 360 euros por cada trimestre, mientras que los que venden en las mesas o mostradores que se ubican en el centro del mercado municipal  verán incrementada su tasa de 37 a 300 euros por trimestre. Indicaron que se sienten muy ofendidos “ao dicirnos o alcalde que se non o queremos así que no deixemos, que hai outra xente en lista de espera, e que se a corporación local decide que non sigamos teremos que irnos, e se non estamos de acordo que reclamemos ao Tribunal Constitucional”.

En la reunión que mantuvieron este viernes, los placeros riveirenses insistieron en que el espacio del que dispondrán va ser muy limitado, precisando para meter mercancía en un puesto de un grupo de cinco mesas tienen que salir el resto de compañeros, o que para abrir las neveras disponen de un hueco de 40 centímetros. Le recriminan al regidor que antes de hacerse esta “obra faraónica” nunca les enseñó como iban a quedar, y que ahora va a ser “a vergonza do século”. Le recordaron que les engañaron cuando les dijeron que el traslado a una carpa provisional mientras se construía el edificio sería por menos de un años y ya han transcurrido tres y medio.

Además, dos de las comerciantes del mercado -con productos de floristería y horticultura- indicaron que no saben si tienen un puesto asegurado en el nuevo mercado: “Nos din que se non podemos estar é por culpa de Sanidade, pero o que ten que facer o Concello é poñer as cousas en condicións, cumprindo coas esixencias sanitarias”. Ambas puntualizaron que la consellería “non autoriza que haxa superficies prosas, pero as paredes dos postos pechados puxéronas de pladur”.