RIBEIRA – Multas a 15 de los reiterados giros prohibidos. Por algo se empieza

P20 F1

La Policía Local de Ribeira interpuso un total de 15 denuncias a conductores que infringieron la prohibición de girar a la izquierda desde la Avenida Miguel Rodríguez Bautista hacia Mariño de Rivera, en dirección a la Praza do Concello. Este es el resultado de controles puntuales que realizaron algunos agentes desde principios del mes de septiembre hasta la jornada de ayer. De hecho, sobresale que un sólo guardia llegó a multar a media docena de automovilistas por ese motivo. Fuentes municipales indicaron que se trata de una infracción grave que acarrea una sanción económica de 200 euros, que se quedan en la mitad en caso de que se abone antes de que se cumpla el plazo establecido.

De esta manera se confirma lo publicado hace casi un par de semanas en relación a que eran numerosos y reiterados los conductores que no respetan la señalización. Pese a las multas impuestas hasta la hecha, todavía siguen siendo muchos los que infringen dicha prohibición, como lo atestiguan varias personas que ayer al mediodía fueron varios testigos los que observaron como, en menos de cinco minutos, tres coches giraron de forma irregular en ese punto del casco urbano de la capital barbanzana.

Desde la Policía Local ribeirense no descartan intensificar los controles en ese cruce como medida preventiva, así como para multar a los infractores. Sin embargo, ello dependerá de la disponibilidad de agentes y de las necesidades del servicio en cada turno. Residentes en el entorno de esa intersección consideran que se hace muy necesario tomar medidas para evitar que llegue el día en que haya que lamentar desgracias.

Independientemente de que nos guste o no dicha prohibición de girar, tenemos que mentalizarnos de que las normas están para cumplirse y las señales de circulación para respetarlas y seguir sus indicaciones. En este caso, si para dirigirnos desde Miguel Rodríguez Bautista hacia la Praza do Concello es preciso meterse por la Rúa Ameneiro hacia las Casas Baratas para luego salir por Mariño de Rivera, pues hay que hacerlo así, aunque se pierda tiempo. Lo que no se puede es infringir las normas porque nos creemos más listos que nadie y que estamos por encima de lo divino y de lo humano. Y si alguien no se acuerda de que tiene que hacer ese pequeño desvío y llega a la citada intersección en la que está prohibido girar hacia la derecha, pues que vaya a dar la vuelta a la vuelta a rotonda de la sirena. Lo que no es tolerable es que para que el infractor haga el giro prohibido otros tengan que aguardar detrás de forma innecesaria, y en función de lo que tarde puede prolongarse esa espera por más tiempo si se vuelve a cerrar el semáforo. La solución es clara: CIVISMO.