Huele algo mal en A Pobra

Residentes entre Punta Salera y O Castelo denuncian malos olores procedentes del alcantarillado, tras creer que el problema estaba en sus casas y hacer obras en sus baños en los últimos años

P18 F1

Los residentes en el tramo situado entre una urbanización de chalets adosados en Punta Salera y la zona urbana de O Castelo, y sus entornos, denunciaron las graves molestias que les ocasionan los malos olores que, según aseguran, proceden de la red de alcantarillado. Algunos de ellos recuerdan que esa situación se viene registrando desde hace alrededor de siete años y precisan que se trata de un hedor ácido que les dificulta la respiración y llevar una vida normal, pues aseguran que  se lo piensan mucho antes de salir a la calle, así como a la hora de abrir las ventanas.

Algunos de los afectados manifestaron que en un primer momento la mayoría de los vecinos sospechaban que se trataba de un problema particular de sus viviendas, por lo que incluso llegaron a levantar los baños para ejecutar obras con las que tratar de poner una solución a esa desagradable situación. Precisaron que en su momento no llegaron a decir nada pues les daba vergüenza. Sin embargo, pese a las medidas adoptadas, los malos olores se mantenían. De un tiempo a esta parte, vienen detectando que en la vía pública también se registraba ese mismo problema. Algunos indicaron que advirtieron a la empresa concesionaria del servicio de mantenimiento de lo que estaba pasando y que pese a que se inspeccionó la red de saneamiento que atraviesa por la zona, consideran que no se adoptaron las medidas correctoras adecuadas, pues los pestilentes olores no han desaparecido.

Del mismo modo, algunos residentes indicaron que también se dirigieron a algunos trabajadores municipales para que alguien les diera explicaciones pero señalan que, por el momento, nadie les aclara lo que está pasando. Añadieron que a comienzos de la semana pasada esa delicada situación llegó unos extremos tales que han provocado que hayan estallado y decidieran hacer públicas sus quejas. Esperan que alguien les haga caso y se localice la raíz del problema y se adopten medidas, incluso exigiendo responsabilidades a los responsables. Y subrayaron que de no solucionarse el problema anuncian que se verán obligados a adoptar otras medidas de fuerza. De todas maneras, confían que todo se pueda arreglar por las buenas y se le de una rápida y buena solución a esta grave incidencia.