RIBEIRA – Ya estais en casa… Bienvenidas, chicas!!!!!

IMG_20150930_011612

P20 F2

P20 F1

Hoy es de esos días en los que uno se siente más que satisfecho por haber contribuido, en la medida de mis escasos medios y con este humilde blog, a que dos niñas ribeirenses regresasen a sus casas con sus familias que, posiblemente, hayan vivido sus 48 horas más angustiosas tras la fuga que ambas protagonizaron. Me dio un vuelco el corazón cuando faltaban menos de cinco minutos para las nueve de la noche y una amiga me llamó para comunicarme que Sarai y Alba, menores de edad de Ribeira, habían sido localizadas sanas y salvas en Vigo, la ciudad hasta la que se les pudo seguir la pista, tras ser captadas por las cámaras de vigilancia de la estación de ferrocarril olívica.

La madre de Sarai, Fernanda Cores, me comentó que, al salir de un programa de televisión que se contó en directo en directo desde el plató de una productora en Vigo a su hija de 15 años y su amiga de 13, el chofer que la había trasladado desde Ribeira y que tenia que devolverla a la capital barbanzana, le dijo que si quería podían dar una vuelta por las zonas de Vigo en las que se juntan los chicos de edades parecidas a las de su niña. Cuando estaba a punto de iniciar su regreso a Ribeira, la Policía Nacional informó a Fernanda Cores que habían conseguido una pista bastante fiable, después de arduas investigaciones llevadas a cabo por parte de funcionarios de la comisaría ribeirense y del grupo del Servicio de Atención a la Familia (SAF), así como el resto del amplio operativo desplegado.

Esto último lo pudo comprobar la madre de Sarai durante las vueltas que dio por la ciudad en el coche con chofer de la productora televisiva. Del mismo modo, se estuvo rastreando las redes sociales, se entrevistó a sus amigos e incluso se visitó a alguno de ellos en sus viviendas en Vigo por si estaban con ellos. También se estuvo investigando una relación por internet que desde hace poco mantenía una de ellas con un chico del margen sur de la ría arousana. Todo el esfuerzo merecía la pena con la mirada puesta en encontrar a las dos menores de edad lo antes posible.

Se me encogió el corazón cuando Fernanda me cuenta que fue un muchacho quien pudo identificar a una de ellas cuando las vio salir de un supermercado de la cadena Froiz en la Avenida da Florida y, según parece, seguidamente se metieron en un coche del que se pudieron obtener cuatro dígitos de la matrícula y otras características del vehículo. De esa manera parecían confirmarse las sospechas de que estaban en Vigo, en donde una de ellas tiene un amigo La reacción inmediata de ese joven fue echar mano del teléfono móvil y comprobar si la chica que acababa de ver se correspondía con las fotos que se difundieron de ella. Al verificar ese extremo, sin dudar un sólo instante, avisó a la Policía Nacional. En ese momento, se inició un rastro y cerca de las nueve de la noche la fuga tuvo un final feliz cuando fueron localizadas caminando por la Avenida de Madrid. Por ahora, se desconoce en donde estuvieron durante todo este tiempo de fuga, pero lo más importante es que tanto Sarai como Alba se encuentran en perfecto estado.

A continuación, fueron trasladadas hasta la comisaría viguesa, a donde fue a buscarlas una unidad de la Policía Judicial de Ribeira en un coche camuflado, en el que las recogieron y trajeron de vuelta a sus casas, junto a sus madres y otros familiares, que las esperaban con los brazos abiertos y con
muchas lágrimas después de las 48 horas de angustia que padecieron. Parece ser que las chiquillas también sufrieron durante su fuga, pues a Alaba le pudieron robar dinero y el teléfono móvil y a Sarai alguna ropa que se llevó en una mochila cuando decidió escaparse de la casa de su abuela paterna.

Estaba previsto que este jueves regresase procedente de Irlanda el padre de Sarai, al que aún no le informaron de lo que había sucedido, pues sólo reclamaron su presencia en casa. Se desconoce si al producirse el final feliz mantendrá sus planes o continuará embarcado para faenar en el Gran Sol. Según pasen las horas se irán conociendo más detalles al respecto.

Por lo visto, se confirma que la llamada a la colaboración ciudadana resulta efectiva para resolver un caso investigado por las fuerzas de seguridad. Al igual que sucedió hace doce días cuando traté de colaborar en la búsqueda del joven Carlos Ordóñez Burés, de 19 años y vecino de O Araño (Rianxo), he tratado de ayudar todo lo que he podido, poniendo mis limitados medios a disposición de las familias para que esta historia tuviera un final feliz, como así fue, y de lo cual me alegro enormemente. Y, sin dudarlo, lo volveré a hacer, pues es como verdaderamente me siento útil, además de que es algo que me gusta.