RIBEIRA – Emigrantes retornados amenazan con volver a sus países de acogida si Hacienda no los trata con “igualdad”

IMG_20150910_003706

DSC_1011

Después del parón estival, los emigrantes retornados de O Barbanza y Muros-Noia se volvieron a manifestar este miñercoles desde la sede de Hacienda a la Praza do Concello, en Ribeira, para pedir igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos y declarar a partir de las pensiones que superen 22.000 euros y no los 11.000 euros como les reclaman. Y lo hicieron alrededor de 70 personas acompañadas de sus silbatos, cornetines, sartenes, cacerolas, carracas y cencerros, entre otro artilugios a los que tenían acostumbrados a los vecinos y visitantes de la capital barbanzana para hacer el mayor ruido posible y hacer que sus demandas se escuchasen. Al igual que en anteriores ocasiones, esta vez contaron con el respaldo de representantes del BNG en la comarca, como los boirenses Xosé Deira y Raquel Suárez.

Uno de los afectados, el noiés Manuel Castro, dijo que al principio le trataron como “un canciño”, pero gracias a su hija, que trabaja en Hacienda en Francia, logró arreglar parte de su situación. Aún así, al igual que otros de sus compañeros de protesta, este afectado amenazó con regresar al país que lo acogió durante varias décadas hasta que le llegó la jubilación, pues “esta non é una España grande e libre como nos din. Esto vai á deriva”, precisó. Del mismo modo, arremetió contra Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro por considerarlos responsables de lo que les está pasando, además de que ambos iban dedicadas algunos carteles que portaban los manifestantes. Y concluyó diciendo que este Gobierno central “ten dúas baras de medir, e mentres cos ricos e cos delincuentes fan a vista gorda, aos pobres nos acribillan”.